facebook comscore
Pequeñas viviendas, escenario para muchos en pandemia

Pequeñas viviendas, escenario para muchos en pandemia

Nación martes 14 de abril de 2020 - 00:00

Por Claudia Bolaños
nacion@contrareplica.mx
En dos pequeñas habitaciones componen la vivienda de la familia Reyes Ortiz, integrada por cuatro personas adultas, y donde pasarán la Fase 3 de la inminente emergencia sanitaria por el Covid-19.
En Nezahualcóyotl, Estado de México, se encuentra la vecindad donde vive desde hace una década la señora Sara Ortiz y sus tres hijos, ya adultos todos, y quienes trabajan en fábricas de la zona industrial de la Agrícola Oriental, en la alcaldía Iztacalco, Ciudad de México.
El sueldo es poco. Estiman recibir por concepto de utilidades, no más de 300 pesos, y hasta ahora Karina, Fernando y Sergio, siguen trabajando, con sueldo completo.
En cuanto se pida que dejen de trabajar para ir a casa a resguardarse, ellos cuatro deberán compartir sólo dos habitaciones, una de cuatro metros cuadrados y otra de dos por tres. La primera de ella fue dividida con cortinas para usar una parte como cocina-comedor, y la otra como recámara de los hijos que comparten, los varones la parte baja de una litera, y el alta la joven.
Allí deben compartir el baño con los habitantes de otras viviendas tan reducidas como la suya, y por cuyo alquiler pagan mil 300 pesos mensuales.
“Pues aquí estamos, porque no hay para más”, dice Sara, quien comenta que en ese pequeño espacio se encierra mucho el calor presente es esta etapa primaveral.
Los recuerdos, fotografías, cuadros, floreros, muñecos y otros adornos, pelean el espacio en esta vivienda, donde se hace referencia al dicho mexicano de que “todo cabe en un jarrito, sabiéndolo acomodar”.
“Somos en efecto una familia acomodada”, dice entre risas Sergio Reyes.
Aquí, donde muchas cosas parecieran faltar, sobre todo el espacio, hay sin embargo algo que no todos los hogares tienen: armonía.
Desde su humilde vivienda, Sara lamenta lo que sucede en otras contiguas, donde las maledicencias, insultos, vejaciones, la violencia entre los miembros de otras familias, es cosa común.
Para ella y sus hijos es muy lamentable y molesto, escuchar las agresiones a niños pequeños que de manera temporal, mientras pasa la pandemia del Coronavirus, deben permanecer en sus casas, en medio del mal humor y agresiones de sus padres.
Les recomendamos: “Llamen al 911 cuando oigan eso”. Lamentablemente uno de los agresores es un servidor público.
Regresando a su realidad, narran que ante la pandemia, donde todo ha subido,y ante la emergencia sanitaria y la creciente crisis económica, no hay tregua en el cobro de la renta, y ni siquiera se ha hablado en la posibilidad de una reducción.
Sara Ortiz es discapacitada, y lamenta que el gobierno le haya quitado la ayuda denominada Bienestar, a través de la que recibía 950 pesos. “Nos dijeron que nos la iban a subir, y puros cuentos del gobierno. Porque ya vinieron a verme, que me darían una ayuda por mi discapacidad —de una pierna— pero hasta ahora no me han dado nada”, lamenta.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Sismo de 4.6 sacude Chiapas Nación
2020-09-19 - 08:20
+ -