facebook comscore
Una mala feminista explica a las Mujeres difíciles

Una mala feminista explica a las Mujeres difíciles

Entornos martes 04 de febrero de 2020 - 00:00

Por Martha Rojas
martha.rojas@contrareplica.mx

“En mis épocas más difíciles, no sé qué es más molesto, ser negra o mujer”, asegura Roxane Gay una de las plumas más refrescantes de la nueva ola feminista estadounidense. Su prosa sencilla, crítica y sincera revelan los orígenes de una escritora inusual que hunde sus raíces literarias en un pasado marcado por el racismo y la exclusión.
Gay es hija de inmigrantes haitianos. Tuvo una adolescencia complicada, en parte por los problemas alimenticios que padeció, y en parte por el cambio de siglo que vertiginosamente llevó su vida social a las redes y a la casa de un hombre 25 años mayor que ella.
A los 19 años, Roxane huyó de Nebraska (su estado natal) con un hombre de 44 años. Sus padres la encontraron un año después en Arizona. Tras el silencio que —aún hoy— conserva sobre aquel episodio, su vida se enfiló sigilosamente al camino de las letras y la docencia, un mundo en el que sobresale, ante todo, por ser una “mala feminista”.
El feminismo, el cuerpo, el aborto, la desigualdad, la cultura pop e incluso Trump forman parte de un universo literario que confronta el racismo y los estereotipos sociales desde la simpleza inteligente.
“Asumo la etiqueta de mala feminista porque soy humana. Soy complicada”, dijo en 2016 al diario El Mundo. Desde entonces su perspectiva crítica no ha cambiado demasiado. Gay considera que el tipo de feminismo que hoy se profesa en la nación vecina obedece a los privilegios. Más contundentemente: "a los privilegios burgueses de la mujeres blancas heterosexuales".
Su más reciente libro Mujeres difíciles (AdN Alianza de Novelas, 2019) es un intento por expandir el diálogo feminista de fin de década a las situaciones comunes, a una realidad en la que las mujeres puedan decidir si “perrean”, leen, ven a Shakira o a escuchan a Beethoven.
En su nueva obra aparecen cuentos como el de dos hermanas, secuestradas cuando eran niñas, que negocian el matrimonio de una más joven; o el de una mujer casada con un hombre que tiene un gemelo y que finge no darse cuenta cuando el hombre y su hermano se intercambian los papeles. También aparece una estríper que paga las tasas de la universidad mientras lidia con un cliente celoso, mientras que en otro relato narra las vicisitudes de un club de lucha al que acuden mujeres privilegiadas para golpear sus frustraciones.
A pesar de que Roxane Gay escribe el libro desde la ficción, los personajes que viven en él son descarnadamente realistas. Y aunque su mundo, tanto en la ficción como en la realidad, está plagado de hombres, la autora no pierde tiempo en explicar para qué están ahí, porque como dijo recientemente a EFE, las feministas "no deberían explicar a los hombres su rol en el movimiento, ellos deberían darse cuenta por sí mismos".

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
1955, 65 años del voto de la mujer Entornos
2020-07-03 - 19:35
Mina de 11,000 años en Quintana Roo Entornos
2020-07-03 - 19:31
+ -