facebook comscore
Perfil de Natalio Hernández

Perfil de Natalio Hernández

Suplemento viernes 19 de octubre de 2018 -

MIGUEL LEÓN-PORTILLA

En un lugar que evoca al árbol de frutas jugosas y de gran sabor, Naranjo Dulce, en el municipio de Ixhuatlán de Madero, Veracruz, nació Natalio Hernández Hernández en el año de 1947. Hombre polifacético y luchador incansable en defensa siempre de su lengua y cultura ancestrales, hay cuatro aspectos de su vida a los que aquí quiero atender.

Es el primero el de su desempeño como maestro, haciendo verdad su vocación de enseñar a quienes como él desde su infancia tuvieron como lengua materna el náhuatl. Otra faceta de su vida ha sido la de escritor. Larga es su bibliografía personal y en ella, según veremos, abundan las composiciones poéticas de su inspiración y también los trabajos de honda reflexión sobre su lengua y su cultura.

El tercer aspecto es el de promotor, es decir, comunicador de sus ideales a otros muchos incitándolos no sólo a conservar el rico legado de su cultura y su lengua náhuatl, sino también a enriquecerlo. Finalmente, la cuarta faceta de su personalidad la ofrece la que llamaré su acción creadora. Varias son las instituciones que él concibió y organizó, de aquellas que vuelven a relacionarse con sus ideales como defensor de lo propio hasta aquellas y otras que, pensadas con un sentido moderno, han venido a constituir focos de irradiación cultural que han beneficiado a muchos.

▶En cuanto a maestro, Natalio Hernández ha laborado con empeño y éxito a partir del nivel preescolar bilingüe hasta cursos en niveles muy superiores.

Una participación muy significativa ha sido como director de Educación Indígena en las Huastecas y en otros cargos, siempre relacionados con la Secretaría de Educación Pública. Ha tenido también una participación muy activa como profesor del programa México Nación Multicultural existente en la UNAM.

Con entrega plena a su actividad como maestro, empeñado siempre en que se tome en cuenta la lengua indígena y sea una realidad la educación bilingüe y bicultural, puede decirse que éste ha sido el eje central de su vida y actividades. Complemento de lo anterior ha sido su actividad como difusor y conferenciante en diferentes lugares de México y del extranjero. Respecto de esto último es bien sabido que, invitado por diversas instituciones de otros países, ha llevado el mensaje indígena a los mismos, haciéndolos partícipes de sus propias experiencias.

Otra forma de difusión ha sido a través de las múltiples obras que ha escrito. A él se deben varios libros, el último de los cuales apareció en 2017 con el título de Tamoanchan, la tierra originaria, que forma parte de la serie que edita la Universidad de Guadalajara en relación con el programa de apoyo a la literatura de lenguas indígenas en la Feria Internacional del Libro de esa ciudad.

Otros libros que le han conferido merecido renombre son La palabra, el camino: Memoria y destino de los pueblos indígenas; El despertar de nuestras lenguas; De la exclusión al diálogo intercultural de los pueblos indígenas, Canto nuevo de Anáhuac, así como Yancuic ixtlachihualistli. Forjando un nuevo rostro.

Con motivo de la celebración del primer centenario de la Constitución Federal, Natalio tradujo, por encargo del Senado de la República, ese texto fundamental a la lengua náhuatl. Gracias a él, los cerca de dos millones de hablantes de la lengua de Nezahualcóyotl pueden acercarse a la Carta Magna en su lengua.

Recordaré aquí que en el Congreso Internacional de las Academias de la Lengua Española, celebrado en Puebla, se invitó a Natalio a hablar en la sesión solemne de clausura. En ella pronunció un discurso que todos recordamos y en el que su afirmación central fue esta: “el español también es nuestro”, con ello afirmaba que, así como en la antigüedad fue el náhuatl la lengua franca en Mesoamérica, lo era en la actualidad la lengua española, que, hablada ya por una gran mayoría de indígenas, es el gran puente que permite entenderse a gente distinta —como sería el caso de un tojolabal que para entenderse con un yaqui de Sonora necesariamente busca un puente y ese puente es el español.

Ha organizado también actos e instituciones que siguen operando hasta el presente. Entre esas instituciones sobresale la creación de la Asociación de Profesionales de Lenguas Indígenas y él fue asimismo el primer director de la Casa de Escritores en dichas lenguas. A él se debe la organización de importantes festivales de la palabra indígena, uno de ellos celebrado precisamente en el gran recinto del Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México. Entre otras fundaciones debidas a él está la que ostenta el nombre de Macuilxochitl, que evoca al dios de la danza, el canto y el baile; el joven dios de la alegría del mismo nombre Macuilxochitl.

Su infatigable actividad ha sido reconocida nacional e internacionalmente. Entre otras cosas tiene los premios Ciudad de México, Toltecayotl, el de Letras Indígenas del Consejo General de Pueblos Indígenas de Puebla; en España fue distinguido en 1998 con el Bartolomé de las Casas, así como el Nezahualcóyotl, por Conaculta, en 1997. Desde hace varios años es miembro correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua y presidente del Primer Encuentro de los Pueblos Indígenas, Voces de Colores para la Madre Tierra.

Amigo de sus amigos, auxiliar incansable, como lo muestra esa aportación suya, en verdad fundamental, que realizó entre los años de 1990-1993 en la que semana a semana publicó en El Nacional antologías de lenguas indígenas en un suplemento que intituló Totlahtol, “nuestra palabra”. Esta sola aportación acerca a quienes nos interesamos por nuestras lenguas indígenas a fuentes primarias difíciles de ubicar en otros lugares.

Natalio Hernández presta siempre oídos a cualquier solicitud y proporciona la ayuda que otros buscan. Por ello en esta ocasión le volvemos a rendir homenaje reconociendo en él al infatigable maestro, creador de instituciones, acucioso hablante de su lengua materna, el maestro y amigo Natalio Hernández.


No te pierdas la noticias más relevantes en youtube

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -