facebook comscore
“La calle se oye tranquila, pero al otro lado hay alguien que muere

“La calle se oye tranquila, pero al otro lado hay alguien que muere"

Entornos lunes 13 de abril de 2020 - 02:35

Por Martha Rojas
martha.rojas@contrareplica.mx

Monstruos marinos (Lumen, 2020) la tercera novela de la mexicanoestadounidense Chloe Aridjis fue acreedora al Premio PEN Faulkner de Ficción 2020. Una noticia que la autora recibió como un verdadero aliciente en medio del confinamiento y una crisis global, que “de una u otra manera nos afecta a todos”.
La escritora, nacida en Nueva York en 1971 y naturalizada mexicana, creció entre Holanda y México, vivió cinco años en Berlín y ahora radica en Londres, de donde habría salido el domingo pasado para el lunes reunirse con su padre el diplomático Homero Aridjis, por su 80 cumpleaños. Sin embargo, el estado de alarma en que se mantiene el mundo a causa del coronavirus (Covid-19) lo impidió.
“Estoy bastante asombrada. Una noticia así en medio de una crisis mundial no se siente real, pero claro que me hace muy feliz. En casi cuatro semanas no he visto a nadie, la primera vez que salí al parque encontré a una amiga, caminamos al parque y nos sentamos, ella en una banca y yo en la otra, ese fue mi único contacto humano. La semana pasada iba a viajar a México para celebrar los 80 años de mi padre, mi hermana vive en Nueva York, pero también es un caos. Yo salgo a caminar una vez al día pero la calle está completamente silenciosa. De vez en cuando se oye una ambulancia. Hay un desconecte porque la calle está tranquila, pero sabemos que al otro lado hay emergencia, que hay gente muriéndose”, contó la escritora en entrevista telefónica a ContraRéplica desde Londres.
Monstruos marinos es la historia de Luisa y una búsqueda fantasiosa hacia la verdad. Luisa es una adolescente, quien decide escapar, en compañía de un joven, a la playa nudista de Zipolite, Oaxaca, para buscar a enanos prófugos de un circo. Al llegar, su vida se convertirá en un perfecto sueño surrealista, en el que se intentan dilucidar las pequeñas verdades. A decir de la autora, es también, una historia de desencanto.
“La historia misma fue un episodio de mi adolescencia. Cuando tenía 16 años me fugué con un novio a Zipolite y mi papá me fue a buscar. Fue la cosa más rebelde que hice en mi vida, pero fue algo que me formó. Durante muchos años no supe cómo, pero la historia era parte de mi pequeña arqueología. Habla un poco acerca del desencanto, la confrontación entre el sueño y la realidad. Luisa está en un bar y se encuentra con personas que parecen fabulistas. Hay momentos en que uno no sabe si está imaginando las cosas. El desencanto es un tema principal porque cada uno tiene su paisaje interior", cuenta la narradora.
Chloe asegura que en momentos de crisis la cultura puede tener un papel consolador.
Sobre el confinamiento, asegura que también se trata de un momento de espera y contemplación.
"Esto es un fuerte examen de conciencia, de espera y de contemplación profunda, en el que uno puede pensar la vida y volver a la literatura, habitar otras realidades. Acordarse de otro tipo de existencia. Por un lado cada quien está muy aislado, pero por el otro, es algo completamente colectivo, afecta a cada persona en el mundo de diversas maneras", concluyó

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
¿Qué significan los símbolos de la UNAM? Entornos
2020-09-22 - 12:11
+ -