facebook comscore
Alerta UNAM sobre manejo de residuos

Alerta UNAM sobre manejo de residuos

Nación jueves 30 de julio de 2020 - 00:48

Angélica Patiño

Especialistas de la UNAM advirtieron de graves riesgos a la salud y al medio ambiente en caso de un mal manejo de los Residuos Peligrosos Biológico-Infecciosos (RPBI) como son cubrebocas, guantes, agujas, hisopos, batas y tubos de muestras sanguíneas de hospitales y laboratorios en medio de la pandemia del Covid-19.

Cabe destacar que en mayo pasado se denunció que el hallazgo de 3,5 toneladas de residuos hospitalarios en un tiradero clandestino en la carretera México-Puebla. Hace un mes, en la Colonia Roma Sur de la Ciudad de México, vecinos alertaron que en esa zona de hospitales estaban dejando los residuos hospitalarios como batas, agujas y cubrebocas en las calles.

La química farmacobióloga María Isabel Arce Camacho, responsable del Departamento de Gestión de Bioseguridad de la Facultad de Medicina de la UNAM dijo que en el marco de los eventos como el que estamos viviendo con la pandemia de Covid-19, se deben seguir de manera estricta las medidas básicas de seguridad, utilizar los equipos de protección adecuados, así como la clasificación pertinente de los desechos.

En un documento publicado por la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, la especialista señaló que el manejo de los Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI), es una actividad de primordial importancia en las instalaciones sanitarias para garantizar la salud de los trabajadores, pacientes y la población en general.

Indicó que los RPBI pueden producir contaminación a través de la filtración de lixiviados a las aguas subterráneas, a través de vectores como son los roedores, insectos aves y además por utilizar tecnologías deficientes para llevar a cabo su tratamiento.

La NOM 087-SEMARNAT-SSA1-2002, emitida por la Secretaría de Medio Ambientes y Recursos Naturales (Semarnat) y por la Secretaría de Salud, establece los lineamientos para la separación, envasado, almacenamiento, recolección, transporte, tratamiento y disposición final de dichos residuos.

El primer paso para poder desechar este tipo de materiales y evitar cualquier infección durante su manejo es clasificarlos correctamente utilizando el equipo de protección adecuado, dijo María Isabel Arce Camacho, especialista de la UNAM.

Según el Manual de Procedimientos de la Secretaría de Salud, los RPBI deben ser tratados por métodos físicos o químicos que garanticen la eliminación de microorganismos patógenos y deben hacerse irreconocibles para su disposición final en los sitios autorizados.

La especialista dejó claro que los residuos deben ser tratados en una empresa especializada y con autorización vigente, por la Semarnat, mediante la presentación de un protocolo de pruebas previamente determinado y aceptado.

Es infeccioso el material desechable utilizado para contener, transferir o mezclar cultivos de microorganismos como virus, bacterias, hongos o parásitos. Están los materiales no anatómicos, es decir, los desechables contaminados con residuos peligrosos como gasas, guantes, cubrebocas, hisopos, tubos de muestras sanguíneas y batas.

Igualmente, están los residuos patológicos que son: tejidos, órganos y partes que se extirpan o remueven durante las cirugías o algún otro tipo de intervención quirúrgica; fluidos corporales, líquido sinovial, así como las muestras biológicas para análisis químicos, microbiológicos, citológicos, entre otros, explicó la QFB Arce Camacho.

El tipo de tratamiento para los residuos con características peligrosos biológico infecciosos de los grupos de cepas y cultivos, sangre, no anatómicos y punzocortantes puede ser físico o químico.

Sin embargo, apuntó Arce Camacho, los residuos de tipo patológico deben ser eliminados exclusivamente por incineración o inhumación, a excepción de aquellos que estén destinados a fines terapéuticos o de investigación.

La última fase del manejo de los RPBI es la etapa de disposición final y se considera la acción de depositar permanentemente los residuos en sitios y condiciones adecuadas para evitar daños al ambiente y a la salud.

Una vez tratados, los RPBI deben ser destinados como residuos no peligrosos, mediante su depósito en rellenos sanitarios o en sitios autorizados por las autoridades correspondientes.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
¿Qué estados siguen en rojo y naranja? Nación
2020-08-14 - 21:01
+ -