facebook comscore
Crisis de salud se extiende a laboral, México se recupera: OCDE

Crisis de salud se extiende a laboral, México se recupera: OCDE

Activo miércoles 08 de julio de 2020 - 00:26

Por Guadalupe Romero

El impacto inmediato de la crisis en el empleo y las horas trabajadas por la pandemia Covid-19 ha sido diez veces mayor que en los primeros meses de la crisis financiera mundial de 2008, incluso en países donde las tasas de desempleo hasta ahora no han aumentado mucho.
Así lo expone la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en su reporte especial Perspectivas de empleo 2020, donde cita que para México se proyecta que la oferta de trabajo disminuya solo marginalmente en 2020 y regrese a los niveles previos a la crisis para el segundo trimestre de 2021.
“Sin embargo, aunque todavía es pequeño en comparación con otros países de la OCDE, el aumento previsto de la tasa de desempleo es significativo y está por encima de los niveles de la crisis financiera mundial de 2009. Sin una segunda ola, se proyecta que la tasa de desempleo en México alcance un máximo de 7.2 por ciento en el segundo trimestre de 2020, cayendo nuevamente a 5.9 por ciento a fines de 2021.
“El escenario de la segunda ola pronostica tendencias similares para México, pero con un pico en la tasa de desempleo de 7.5 por ciento en el cuarto trimestre de 2020”, revela el trabajo de la organización internacional.
Una vez más, los trabajadores vulnerables son los más afectados por el choque provocado por la crisis del Covid-19, “y los trabajadores poco calificados y aquellos en empleos generales han sido particularmente expuestos. Las mujeres parecen haber sufrido mayores pérdidas iniciales de empleo que los hombres y los jóvenes han sido nuevamente golpeados fuertemente”.
La tasa de desempleo en toda la OCDE aumentó del 5.2 por ciento en febrero al 8.4 por ciento en mayo. Durante los primeros dos meses de la crisis de Covid-19 en México, el país experimentó una de las mayores caídas en las horas trabajadas entre todos los países de la OCDE para los que hay datos disponibles (-22 por ciento).
Las proyecciones de la OCDE se basan en dos escenarios (con y sin una segunda ola de pandemia). “En ausencia de una segunda ola, se prevé que el empleo en toda la OCDE disminuya 4.1 por ciento en 2020 y crezca solo 1.6 por ciento en 2021. En consecuencia, se prevé que la tasa de desempleo de la OCDE alcance máximos históricos de hasta 9.4 por ciento para el final de 2020 y solo volverá a caer a 7.7 por ciento en 2021”.
En el caso de una segunda ola, la crisis sería peor y más prolongada. A medida que las economías se vuelven a abrir y la actividad se recupera, los responsables de la formulación de políticas deben acompañar la recuperación logrando el equilibrio adecuado entre brindar apoyo continuo y alentar la actividad comercial y la reestructuración necesaria. para ancianos y discapacitados y apoyo financiero para trabajadores independientes y trabajadores rurales.
El punto de partida de la crisis de Covid-19 se refiere a enero de 2020 para Japón y febrero de 2020 para todos los demás países. “Los datos para México solo indican el orden de magnitud de la disminución en las horas trabajadas y no deben interpretarse como estimaciones precisas debido a la introducción de un nuevo instrumento de encuesta en línea (Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo, ETOE, del Inegi) en abril de 2020 para recopilar los datos.
“El panorama económico es excepcionalmente incierto. Con el alivio de la emergencia de salud, las medidas de confinamiento se han reducido gradualmente y la movilidad se está acelerando. El reinicio de las actividades se suma automáticamente a la producción, aunque algunas medidas de contención, como el cierre de muchas fronteras internacionales, se mantendrán durante algún tiempo.
“Es probable que la recuperación sea vacilante, y podría ser interrumpida por brotes renovados si no se implementan medidas específicas de contención, en particular los programas de prueba, seguimiento y localización o no resultan efectivas”, puntualiza la OCDE.
“Como respuesta inicial decisiva a la crisis de covid-19, los países ahora deben hacer todo lo posible para evitar que esta crisis laboral se convierta en una crisis social en toda regla. Las políticas macroeconómicas deben mantener su apoyo durante la crisis para minimizar el riesgo de una depresión prolongada y una generación perdida de jóvenes cuyas perspectivas del mercado laboral se ven perjudicadas de forma duradera”, dijo Angel Gurría, secretario general de la OCDE
El organismo agrega que la pandemia, junto con las órdenes de refugio en el lugar implementadas para manejar la crisis, ha elevado los riesgos de salud y seguridad entre los trabajadores que viven en viviendas de baja calidad o condiciones de vida inseguras.
El hacinamiento, que puede aumentar el riesgo de enfermedades infecciosas, es una realidad para más de una cuarta parte de todos los hogares en Letonia, México, Polonia y la República Eslovaca.



Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -