facebook comscore
De los quirúrgicos a los fabricados con textiles: la moda del cubrebocas

De los quirúrgicos a los fabricados con textiles: la moda del cubrebocas

Entornos martes 19 de mayo de 2020 - 00:12

Por Martha Rojas
Martha.rojas@contrareplica.mx


Desde aquellos que están bordados con imágenes típicas de las comunidades originarias de Oaxaca o Hidalgo, hasta los lujosos accesorios elaborados por la marca de lujo francesa Louis Vuittton o los médicamente recomendables, los cubrebocas llegaron para quedarse una larga temporada.
La pandemia no sólo ha modificado el tránsito, los niveles de contaminación o la interacción social, también transformó la forma de habitar los espacios, lo cual hizo imprescindible el uso de mascarillas, que en México se pueden encontrar desde los 15 hasta los 800 pesos.
La creciente demanda dio espacio al ingenio de vendedores independientes que los elaboran con tela y a los que les imprimen su propio sellos con estampados, colores y formas. La duda llega cuando los usuarios cuestionan la efectividad de dichas mascarilla ante el coronavirus y comparan precio calidad.
“Para el uso común de los ciudadanos como salir de compras o utilizar el transporte publico, el uso de mascarillas quirúrgicas es adecuado. Puede valorarse el uso de mascarillas de tela como una medida complementaria y no como un reemplazo de las medidas establecidas. Es fundamental evitar la falsa sensación de seguridad que ofrecen estas mascarillas o será peor el remedio que la enfermedad”, explicó en entrevista a ContraRéplica Gabriela del Fueyo, farmacéutica especializada en dermocosmética.
En opinión de la también Química por la UNAM, Sarahí Martínez, el riesgo está en el material con el que dichos cubrebocas son fabricados.
“Los cubrebocas quirúrgicos tienen un tamaño de poro bastante grande por donde el virus se puede introducir, pero las gotículas que transportan el virus pueden quedar “atrapadas” en el cubrebocas. En el caso de aquellos que están elaborados con tela tienen el riesgo de que los poros de los materiales son más grandes, y que con las lavadas eventualmente el material se desgastará”, explicó.
En ese sentido la química recomendó su uso en situaciones de bajo riesgo ya que ante la elevación del costo tradicional del tapaboca, estos ofrecen una alternativa en costo.
Del Fueyo abundó en que también es posible fabricar mascarillas caseras
“Partimos de la base de que con técnicas y materiales caseros no obtendremos los estándares de calidad de las mascarillas N95, FFP2 o FFP3 (de uso quirúrgico) pero sí podemos retener un porcentaje de partículas con otros materiales. El tejido de una camiseta puede filtrar hasta un 70 por ciento mientras que el tejido de una bufanda estaría en torno al 50 por ciento. Las mascarillas fabricadas a partir de tejido sin tejer o de bayetas, podrían dar buenos resultados”, explicó.
Respecto al uso de las mascarillas Martínez abundó en que su uso continuo puede provocar somnolencia y en casos agudos, desmayos.
“Hay personas que experimentan sensaciones de mareo, cansancio o en extremo desmayos, esto ocurre porque inhalamos oxígeno y exhalamos dióxido de carbono, al traer puesto el cubrebocas por mucho tiempo se interrumpe el ciclo y también respiramos dióxido de carbono, que puede producirnos esas sensaciones”, explicó.
Sin embargo apuntó en que es prudente cambiar el cubrebocas cada dos horas y evitar tocarlo con las manos.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Vinculan a celebs a la red de Jeffrey Epstein Entornos
2020-06-01 - 00:53
Nuevas fechas de conciertos en la Arena CDMX Entornos
2020-05-29 - 15:19
+ -