facebook comscore
El arte y la recesión

El arte y la recesión

Columnas miércoles 01 de abril de 2020 - 21:48

¿Cómo afectará la crisis económica al mundo del arte? ¿Quiénes están en riesgo y quiénes se favorecerán? Lo primero que debemos aclarar es que el arte, en la medida que es un tipo de trabajo, necesita circular como un bien económico. Nos guste o no.
Los principales desafíos a los que se enfrentan los proyectos autogestivos e independientes tienen que ver con obtener los recursos económicos para mantenerse en pie. Aunque en otras modalidades de mercado, también ofrecen bienes y servicios que otras personas consumen. Los proyectos de arte y activismo que trabajan con comunidades y problemáticas de la sociedad, en su mayoría son financiados por organizaciones no gubernamentales que dependen de capitales privados o bien, viven del erario público. En resumen, el dinero condiciona el desarrollo de todo tipo de arte.
La crisis financiera, que se prevé inminente, agudizará los problemas económicos de los mismos de siempre, pero también tendrá impactos sobre las economías de servicios, especialmente sobre las industrias culturales pequeñas y medianas. La mayor parte de los artistas no viven del mercado del arte, pero sí de actividades relacionadas con la educación, la creatividad, la publicidad y el entretenimiento. Muchas de estas actividades, al no ser bienes básicos, son las primeras que se eliminan del gasto durante una recesión.
En contraste con lo anterior, los grandes inversionistas buscan proteger sus capitales invirtiendo en bienes seguros y estables. Además de las acciones dolarizadas y el oro, los inversionistas saben muy bien que en momentos de crisis el arte es uno de los mejores bienes para invertir y protegerse de la devaluación; las grandes obras jamás se devalúan, al contrario, al tener indiscutible valor histórico, la especulación de su valor está en constante crecimiento.
Uno de los casos más famosos de enriquecimiento en medio de recesión sucedió en el 2008. Casi en el mismo instante que estallaba la crisis hipotecaria en Estados Unidos, anunciada con la quiebra del banco Lehman Brothers, el artista y empresario Damien Hisrt subastó en Londres un lote con su obra. En dos días logró recaudar más de 70.5 millones de libras. Los expertos vieron esta maniobra como una estrategia abusiva y calculadora, pues el artista en alianza con Shoteby’s, pasaron por encima de mediadores y galerías, quienes finalmente son los que construyen el mercado.
La fórmula inversora consiste en que una vez iniciada la recesión todos los bienes están sujetos a la devaluación, con excepción de las obras de arte y los bienes culturales consagrados. Estos mantienen cierta inmunidad porque se considera tienen carácter invaluable por su valor simbólico, estético e histórico. Esto solo sucede con las obras de aquellos artistas que están completamente reconocidos y cuyo trabajo ha sido adquirido por coleccionistas que marcaron un precedente en el avalúo económico de ellas. La obra de los impresionistas, el arte moderno de las vanguardias y de la posguerra, son de las obras más estables para invertir.
El riesgo aparece cuando se trata de arte contemporáneo, porque son bienes que, en muchos casos, aún no alcanzan reconocimiento consensado y por ello su valor histórico está en debate, así que no son totalmente inmunes a la devaluación ni a la falta de compradores. Las obras que se adquirieron en la subasta de Damien Hirst, no han reportado muchos beneficios a sus compradores. No han incrementado su precio con el paso de los años y también existe riesgo que disminuya el interés de nuevos compradores. Aun así el dinero invertido en ellas tiene más candados de protección que una inversión en la bolsa.
No existen los artistas que no sueñen vivir cómodamente a partir de la venta de su obra, pero es claro que la lógica del capital no puede beneficiar a todos.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La herida: 43 Columnas
2020-09-24 - 01:22
Azúcar amargo Columnas
2020-09-24 - 01:03
Celebrar al Ruche Columnas
2020-09-24 - 00:58
El camino democrático. Columnas
2020-09-24 - 00:57
¿AZÚCAR NEOLIBERAL? Columnas
2020-09-24 - 00:57
¡Nos valió madre! Columnas
2020-09-24 - 00:53
+ -