facebook comscore
El plástico enfrió los ánimos en la pista

El plástico enfrió los ánimos en la pista

Ciudades viernes 03 de enero de 2020 - 02:05

La atracción de acrílico sólo recibió a 169 mil visitantes hasta el 1 de enero, mientras que el año pasado fueron más de 300 mil
Por Jonathan Bautista
jonatha.bautista@contrareplica.mx
La pista de patinaje de la Ciudad de México llamada Ecologísssima, ubicada en el Zócalo, desde su apertura el pasado 14 de diciembre hasta el 1 de enero de 2020, recibió a 169 mil 262 patinadores capitalinos, turistas nacionales y extranjeros, confirmó el personal de la empresa sueca Glice.
ContraRéplica realizó un recorrido por las instalaciones del atractivo que instaló el Gobierno de Claudia Sheinbaum, quien retomó la propuesta de Marcelo Ebrard, hoy secretario de Relaciones Exteriores y que perduró con el entonces mandatario, Miguel Ángel Mancera, de 2012 hasta 2017.
Aunque con la llegada de la nueva administración, la entonces pista de hielo se movió a finales de 2018 al Monumento a la Revolución, donde la visitaron más de 300 mil personas, cifra que es superior a los 169 mil 262 patinadores que apenas acudieron este año a la pista… de plástico, pero ecológica.
La empresa sueca Glice instaló este 2019 un área de 4 mil metros cuadrados de espacio en el Zócalo capitalino frente a Palacio Nacional. Esta cerrará sus puertas este domingo 5 de enero y actualmente es la pista de patinaje de hielo sintético más grande del mundo, de acuerdo con la información publicada en el portal de ecologisssima.
Su funcionamiento, al ser amigable con el medio ambiente, consiste en consumir cero agua, energía y gasolina, además de ninguna emisión de gases efecto invernadero.
Durante el recorrido, este reportero constató que, tras patinar cerca de 20 minutos, la textura de la pista si aparenta hielo, sin embargo, lejos de emitir frío, se mantiene una temperatura ambiente y es muy resbalosa en tanto se mantengan las cuchillas de los patines afiladas, lo cual hace cómodo el trayecto.
Se observó a gente de todas las edades, algunos acompañados y otros tantos de manera solitaria disfrutando de la atracción Ecologísssima. En su mayoría, las personas que no saben patinar realizaron su recorrido pegado al barandal que rodea la pista, ahí había niños, jóvenes y adultos, quienes después de ponerse sus patines y recibir las indicaciones del personal de la pista, comenzaron su recorrido.
A los infantes que no sabían patinar, personal de la empresa sueca les proporcionaban unas “ballenitas”, las cuales eran utilizadas para apoyarse mientras patinaban. Se pudo observar cómo al menos cuatro del staff acompañaban en su trayectoria a un ciego durante su recorrido dentro del circuito.
Se observó cómo el personal auxiliaba de forma rápida cualquier incidente como caídas, resbalones, así como indicaciones e instrucciones para los visitantes de la pista. Entre las cosas que este diario registró que hacían falta destaca la paquetería, así como el uso de casco.
Personal de Glice recomendó llevar lentes obscuros, bloqueador y gorra, pues indicaron que, con el reflejo de la propia pista, después de unos minutos, lastima los ojos.
El Gobierno capitalino y la empresa cuentan con 3 mil patines de diversas medidas. Se estima que pueden deslizarse mil 200 personas al mismo tiempo.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -