facebook comscore
¿Emergencia o contingencia?

¿Emergencia o contingencia?

Columnas lunes 06 de abril de 2020 - 00:27

La declaratoria formal de “emergencia sanitaria por causas de fuerza mayor” publicada en el D.O.F. el pasado 30 de marzo, sirve como fundamento legal para que las autoridades sanitarias y administrativas tomen formalmente medidas excepcionales previstas en las distintas disposiciones normativas aplicables, y produce todos los efectos jurídicos previstos en las leyes en materia fiscal y laboral, entre otras.
Dicho decreto se complementa con otro publicado al día siguiente, que define algunas líneas de actuación dirigidas los sectores público, privado y social. Son medidas de carácter obligatorio, entre ellas, la suspensión general de actividades “no esenciales”.
A partir de la emisión de la declaratoria, se ha presentado un debate sobre la interpretación de dos porciones normativas del artículo 427 de la Ley Federal del Trabajo. Las fracciones I y VII de dicha disposición legal, establecen dos supuestos o hipótesis normativas distintas, con diferentes efectos jurídicos.
El supuesto previsto en la fracción I del artículo 427 de la LFT (“causas de fuerza mayor”) produce como efectos jurídicos, obligar al patrón a iniciar un procedimiento especial colectivo ante la instancia jurisdiccional (no dice que se suspende el pago, o si se debe pagar el salario completo. La ley no se pronuncia sobre el pago de salario. Quien debe hacerlo es el Tribunal).
Por su parte, el supuesto establecido en la fracción VII (“declaración de la autoridad sanitaria competente en casos de contingencia sanitaria”) produce el efecto de que se aplique directamente por parte del patrón, sin juicio previo, y solo está obligado a pagar un mes de salario mínimo a los trabajadores que suspendan actividades.
En el tema salarial, el primer escenario no exenta al patrón de pago. Incluso podría ser del pago total de salarios. Pero tampoco establece la obligación del pago salarial íntegro (como algunos afirman).
La ambigüedad del decreto expedido se debe a que parece configurar cualquiera de las dos hipótesis:
1. Declara una “causa de fuerza mayor”.
2. Constituye una declaración de la autoridad sanitaria competente en caso de contingencia (o emergencia) sanitaria.
Esta incertidumbre jurídica debe resolverse con adecuados métodos de interpretación y pautas hermenéuticas. Una de ellas, el principio pro personae (En caso de indeterminación, se debe optar por la norma que más favorezca a la persona).
En todo caso, la discusión no debería centrarse en la semántica de decidir si “emergencia” o “contingencia” son términos sinónimos o en qué se diferencian. Eso es lo de menos. Resulta un debate ocioso.
Flor de Loto: “La interpretación de disposiciones jurídicas admite, en algunos casos, darles un sentido mucho más amplio que el literal. Gracias a la hermenéutica jurídica, es posible tener una interpretación más precisa, armónica, y funcional de la norma, y no reducir su aplicación a un simple juego de palabras”.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-12-03 - 01:36
El desafío: creer Columnas
2020-12-03 - 01:35
Se trata de dinero Columnas
2020-12-03 - 01:30
Derechos digitales y elecciones Columnas
2020-12-03 - 01:15
FIL, festival orgullo de México Columnas
2020-12-03 - 01:13
Día mundial de la lucha contra el Sida Columnas
2020-12-03 - 01:13
+ -