facebook comscore
¿La delincuencia que el gobierno merece?

¿La delincuencia que el gobierno merece?

Columnas lunes 13 de diciembre de 2021 -

“Cada pueblo tiene el gobierno que merece y cada gobierno tiene la delincuencia que merece”, reza el título del capítulo 2 de un singular libro intitulado Me dicen el más loco, cuyo autor es Nazario Moreno, “El Chayo”, fundador del grupo criminal La Familia Michoacana. La obra circuló hace algunos años en municipios donde tenían presencia.

A pesar de no contar con el registro de ley o editorial responsable de la obra, prohíbe su reproducción total o parcial “si no es con la autorización expresa y por escrito de la viuda del autor”.

He señalado en distintas ocasiones que poco se puede esperar intelectualmente de quienes se dedican al negocio del asesinato y el envenenamiento. La historia demuestra que el perfil de los narcotraficantes mexicanos empoderados es similar en cuanto origen y destino: en su mayoría proviene de entornos marginales, tuvieron alguna estancia en Estados Unidos donde se iniciaron en el conocimiento del negocio del narcomenudeo, fueron detenidos por algún delito y compurgaron penas menores antes de adentrarse en la criminalidad organizada. Su destino común es la muerte violenta o la cárcel. Pocos escapan de ese sino.

Quise retomar el texto de Nazario Moreno por ser reflejo de algunos ingredientes que sirven para explicar al crimen organizado, no desde la perspectiva de su capacidad de fuego o económica, ni por la fuerza de su marca como organización, sino desde la muy básica pero efectiva percepción que tienen los líderes criminales de su propio negocio y la manera que lo dotan de relevancia tal que los hace pensar que pueden competir con el Estado.

Gabriel García Márquez, dijo: “más perversa que cualquier droga, es aquella que se introdujo en la cultura nacional: el dinero fácil, que ha fomentado la idea de que la ley es un obstáculo para la felicidad, que no vale la pena aprender a leer y escribir, que se vive mejor y más seguro como sicario que como juez. En fin, el estado de perversión social propio de toda guerra”.

Ese concepto del entrañable escritor colombiano resume bien la ideología que, a través de procesos de adoctrinamiento como el pretendido en el texto de Nazario Moreno, es empleada para captar a la fuerza de trabajo que pasará en poco tiempo de la condición de peones a alfiles en un tablero de fatalidades que les brindará sensación de pertenencia y les abrirá la puerta falsa a la abundancia que el destino les había negado.
Dinero fácil, la ley como obstáculo y un torcido concepto de justicia. No se necesita más para desenmarañar la ideología del criminal organizado contemporáneo. Tendrán rivales en el negocio contra los que pelearán a muerte, buscarán alianzas en los tres órdenes de gobierno y, probado está, querrán incursionar en la política, ya sea de forma directa o a través de imposiciones.

Es la lógica de la delincuencia organizada: lucro económico para el derroche banal. Eso los diferencia de los terroristas, que buscan influenciar en la agenda del Estado por cuestiones políticas o religiosas. Ambas cosas deleznables, pero diferentes.

Ningún gobierno democrático debería ser desafiado por criminales. Ninguna sociedad debería tolerar los exabruptos de delincuentes empoderados.

Que la criminalidad organizada pierda el respeto hacia el Estado y se considere a su nivel, sería una afronta. Si esa falta de respeto se diera por inactividad o complicidad institucional, estaríamos irremediablemente en manos de estos limitadísimos y bien diagnosticados personajes.
Tendríamos pues, la delincuencia que el gobierno merece.

No lo deberíamos permitir.


No te pierdas la noticias más relevantes en tik tok

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Musicologia Columnas
2022-01-28 - 10:58
Cuatro altcoins a los que prestar atención Columnas
2022-01-28 - 10:26
Postigo Comisión abortada Columnas
2022-01-28 - 10:22
Informalidad laboral es exclusión social Columnas
2022-01-28 - 07:15
FGR un paso atrás de la SRE Columnas
2022-01-28 - 06:39
La secretaria extraña Columnas
2022-01-28 - 06:33
FIESTA EN EL CARIBE Columnas
2022-01-28 - 01:00
El periodismo sin protección del Estado Columnas
2022-01-28 - 01:00
¿Derecho electoral o parlamentario? Columnas
2022-01-28 - 01:00
Menos crecimiento económico en 2022 Columnas
2022-01-28 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-28 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-28 - 01:00
La amorosa politiquería Columnas
2022-01-27 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-27 - 01:00
148 y contando Columnas
2022-01-27 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-27 - 01:00
+ -