facebook
Ahuehuete seco

Ahuehuete seco

Columnas lunes 30 de enero de 2023 -


El ahuehuete seco del Paseo de la Reforma es el ejemplo típico de una buena intención y una mala decisión. ¿Qué falló? ¿Por qué se secó?¿Sabotaje?

Hace poco recorrí Rosario la Huerta, una comunidad aislada de la junta auxiliar de Azumitla, en Puebla. A veinticinco kilometros de Angelopolís no hay caminos pavimentados, obvio tampoco transporte, la eléctricidad falla y por supuesto, no hay Internet. Lo que si hay es pobreza. Esta pequeña comunidad está cruzada por un arroyo que baja del Cerro de los Nahuales; a ambos lados del arroyo crecieron imponentes ahuehuetes que protegen a la comunidad de las inclemencias del sol.

Los ahuehuetes, además de necesitar mucha agua, necesitan que esté limpia. La CDMX cumplía con estas dos condiciones. Por ejemplo, en el Cerro de Chapultepec hubo muchos ahuehuetes porque había mucha agua.

Los árboles tienen personalidad. Recordemos al Sargento, el monumental ahuahuete de Chapultepec, bautizado así por los cadetes del Colegio Militar. Ahora es un enorme tronco, pero fue testigo de los hechos más importantes de la historia de México. Ya estaba ahí cuando los aztecas llegaron a este valle, cuando Moctezuma construyó sus baños, cuando Hernán Cortés destruyó el acueducto que llevaba agua limpia a Tenochtitlán. Fue testigo de la invasión estadunidense y de la invasión francesa. Máximiliano, Benito Juárez, Porfirió Díaz y Francisco I. Madero fueron sus vecinos.

Que decir del Árbol de la Noche triste, para los españoles y Victoriosa, para los aztecas en la Calzada México-Tacuba. La batalla que ganamos para después perder la guerra. Ahí está su tronco quemado, a merced de las inclemencias del tiempo y de los intereses políticos del gobierno en turno.

Qué diferencia de los imponentes ahuehuetes de Rosario La Huerta con el tronco seco de Paseo de la Reforma; qué diferencia de los restos de El Soldado y del Árbol de la Noche Triste, con la inocente planta que suplanto a la palma.

La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, tuvo una buena idea al plantar en el Paseo de la Reforma un ahuehuete en sustitución de la Palma que la plaga mató. Pero dicha idea se opone al inmediatismo de la política. Un ahuehuete tarda decenas de años, diría siglos para alcanzar su esplendor. El problema es que Reforma ya no reune las condiciones para el crecimiento sano y natural de esta especie. Pero el problema mayor fue que nadie fue capaz de explicarle a la jefa de gobierno lo que es obvio para cualquier jardinero.

Hay que dejar de decir que ese pobre ahuhuete está adaptándose. Se secó, como dicen no pegó. Hay que quitarlo y sustituirlo por una palma o otra especie que resista las extremas condiciones de la capital. Eso pienso yo ¿usted qué opina?


@onelortiz


No te pierdas la noticias más relevantes en youtube

San Luis Capital

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Línea 13. Columnas
2024-06-17 - 01:00
La justicia está por encima de los mercados? Columnas
2024-06-17 - 01:00
El extraño caso de Rayón Columnas
2024-06-17 - 01:00
Medios parciales de Veracruz Columnas
2024-06-17 - 01:00
Los procesos de transformación en México Columnas
2024-06-17 - 01:00
LA SALUD DE BIDEN Columnas
2024-06-17 - 01:00
Musicología Columnas
2024-06-14 - 11:08
TIRADITOS Columnas
2024-06-14 - 01:00
Línea 13. Columnas
2024-06-14 - 01:00
La rebatiña al interior del PRD Columnas
2024-06-14 - 01:00
Bitcoin en 200,000 dólares, ¿una locura? Columnas
2024-06-14 - 01:00
+ -