facebook comscore
Competencia económica

Competencia económica

Columnas lunes 26 de octubre de 2020 - 00:18

Por Armando Hernández

El artículo 28 de la constitución mexicana regula la prohibición de monopolios y prácticas monopólicas. Por su parte, la Ley Federal de Competencia Económica, desarrolla la regulación respectiva, estableciendo medidas para garantizar la libre concurrencia y la competencia económica de cualquier persona que desee fungir como agente económico ofreciendo en el mercado de intercambio, bienes, productos o servicios.

La libertad de concurrencia económica es considerada un derecho humano, dentro de las libertades individuales. Forma parte del modelo liberal, que plantea la importancia de que el estado garantice la libertad de las personas bajo el principio histórico de "dejar hacer, dejar pasar".

El liberalismo político siempre ha ido de la mano del liberalismo económico, y ambos son componentes del estado democrático de derecho que hoy en día es el modelo ideal de organización de los estados nacionales en todo el mundo.

A pesar del desprestigio del estado liberal o "neoliberal" y de los excesos del llamado "capitalismo salvaje", garantizar la participación de los sectores público, privado y social en el proceso económico resulta una necesidad fundamental. Sobre todo, ante las consecuencias devastadoras que en la economía mundial, y por supuesto, la nacional, ha generado la pandemia que azotó a la humanidad durante el presente año.

En estos tiempos asociados a la cultura del emprendedurismo, se presenta la necesidad de impulsar con mayor intensidad la participación económica de todos los sectores, pero sobre todo de la pequeña y micro empresa, así como de otras formas asociativas vinculadas a la economía social y solidaria, como son las cooperativas de producción.

Los problemas de la competencia económica no son solo los de los grandes monopolios y oligopolios que se vuelven controladores de precios en el mercado, afectando con ello al consumidor, sino también y sobre todo, los de los micro empresarios que se enfrentan a enormes barreras burocráticas para poder emprender, o las sociedades cooperativas que se ven restringidas en su actividad a falta de estímulos para una mayor participación en el mercado.

El problema de la competencia económica no solo es cuantitativo, sino también, y sobre todo, un problema cualitativo.

Es importante incorporar a la actividad económica en el mercado, valores que vayan más allá de la optimización de recursos. El empresario debe dejar de ser solo un acumulador de capital. El sentido humano de la actividad económica, la búsqueda de la felicidad, la armonía con el ambiente, entre otros, deben ser valores que se incorporen al mercado, a través de incentivos a la competencia económica, que beneficien a las empresas con sentido humanitario e interés ambiental.

Flor de Loto: De acuerdo con la mayoría de las corrientes filosóficas, la búsqueda de la felicidad es el fin último de toda acción y decisión del ser humano, en lo individual, o colectivo.




Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El teléfono Columnas
2020-12-03 - 01:39
Tiraditos Columnas
2020-12-03 - 01:36
El desafío: creer Columnas
2020-12-03 - 01:35
Se trata de dinero Columnas
2020-12-03 - 01:30
Derechos digitales y elecciones Columnas
2020-12-03 - 01:15
FIL, festival orgullo de México Columnas
2020-12-03 - 01:13
+ -