facebook comscore
Coronavirus, llamada de atención

Coronavirus, llamada de atención

Columnas jueves 19 de marzo de 2020 - 04:08

Hace un siglo, entre 1917 y 1919, la llamada gripe o influenza española infectó, según cálculos serios, a 500 millones de personas, un tercio de la población mundial, y murieron alrededor del 10 por ciento, 50 millones. Fue la epidemia más mortífera del siglo XX.
La ‘Gran Guerra’ europea —que se llamó primera guerra mundial hasta que estalló la segunda— se acercaba a su fin y las naciones involucradas no difundieron el peligro ni tomaron acciones porque no querían afectar la moral pública en tiempos de conflicto armado.
De entonces para acá, la ciencia ha avanzado y hoy se sabe mucho de los virus, su forma de contagio, la manera de enfrentar una pandemia. Además, hay recursos médicos paliativos y curativos, cuando se detectan las enfermedades a tiempo.
Lo que no cambia nunca es la naturaleza humana. Si entonces se hubiera advertido de los riesgos, si no se tuvieran muy insalubres condiciones por la guerra, si los intereses políticos no hubieran predominado, tal vez se hubieran salvado muchas vidas.
Pero la humanidad no atiende las alertas de la naturaleza, no se preocupa más que por sus inmediatos intereses, no advierte que nadie se salva solo, que tarde o temprano necesitamos de los demás. Y que la realidad nos obliga.
Esta emergencia sanitaria mundial tiene enseñanzas que deben aprovecharse. No podemos vivir en nuestra burbuja protectora, ni como personas ni como países, no podemos ignorar, impunemente, a los que no nos importan ni nos producen
También nos deja claro que el cuidado del medio ambiente es urgente y necesario porque su abandono ha causado que el planeta se deteriore y sea caldo de cultivo para otras enfermedades que tarde o temprano alcanzarán a todos.
Y la tristísima degradación que hace que tanta gente aproveche la situación para desparramar odios y rencores, para cometer vilezas, para buscar culpables e intentar destruirlos, debe hacernos ver la imperiosa necesidad de cambiar las reglas y construir un mundo más justo, más igualitario, más generoso. No es posible que sólo nos preocupemos cuando los males nos tocan de cerca y olvidemos siempre a los oprimidos, a los explotados, a los depauperados por la avaricia de pocos.
Por eso, aparte de lo inmediato, no hay que olvidar que feminismo y ecologismo están aquí y son la oportunidad de transformar de fondo a nuestra sociedad.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Un protocolo que olvida la privacidad Columnas
2020-07-15 - 01:01
ES TIEMPO Columnas
2020-07-15 - 00:50
La pandemia contra empresas Columnas
2020-07-15 - 00:45
Madruguete ¿eficiencia o simulación? Columnas
2020-07-15 - 00:44
MONSIVÁIS Y LA TRANSFORMACIÓN POLÍTICA Columnas
2020-07-15 - 00:43
Respuesta pendiente Columnas
2020-07-15 - 00:40
+ -