facebook comscore
Covid y capitalismo

Covid y capitalismo

Columnas martes 23 de junio de 2020 - 01:28

La crisis sanitaria por el Covid-19 construyó realidades que no imaginábamos mientras soñábamos con el 2020. El confinamiento y la distancia social del coronavirus ha golpeado al mundo y construyó nuevos escenarios de socialización.
Ante el impulso de un capitalismo global, los regionalismos se desdibujan y se digitalizan creando una realidad imaginaria que nos une en el mercado, pero nos separa en cuanto a la distribución de la riqueza.
La publicidad y los contenidos mediáticos en los medios tradicionales y el internet apelan a una pandemia hecha para las clases medias (incluso las medias bajas) y altas, dejando de lado, una vez más, a los sectores más desprotegidos, a los grupos sociales más vulnerables.
El confinamiento social es posible sólo para dueños de empresas firmes y fortalecidas y para trabajadores con empleos seguros, que no corran riesgo de desaparecer en el mediano plazo. En México, 36 millones de mexicanos trabajan en Mipymes y de éstas, sólo 25 por ciento sobreviven a los primeros dos años de creación, mientras que 6 de cada 10 trabajadores son informales. Pocos se pueden dar el lujo de quedarse en su casa, pues salir a trabajar o no, es un asunto de sobrevivencia para la mayoría.
Y en este contexto, el de la distancia social, es que el capital encuentra nuevas formas de generar ganancias.
El capitalismo se acelera y hoy nos enfrentamos a una reinvención de las formas de control y nuevas formas para la construcción de hegemonías económicas. El capitalismo digital se pone al día utilizando las nuevas tecnologías bajo la pandemia del Covid-19, haciendo omnipresentes productos a precios bajos provenientes de todo el mundo en tiempos antes no imaginados.
Uber, Uber Eats, Didi, Rappi, Mercado Libre, Sheen, las aplicaciones bancarias, Zoom y Whatsapp diseñan la vida de quien cuenta con un teléfono inteligente y acceso a internet.
El capitalismo del Covid amenaza con quedarse utilizando el trabajo en casa. Una vuelta de tuerca a la sobrexplotación fundamentado en la desaparición de horarios laborales. La educación en las ciudades hará suya las lecciones virtuales, donde las clases presenciales irán perdiendo peso, hasta desdibujar el sentido que las vio nacer, socializar y aprender el valor de la formación de grupos sociales. Las escuelas trabajarán en torno del autodidactismo.
Pero en este mundo virtual no termina de encajar la necesidad de millones que no pueden acceder al mundo digital. No caben miles de comunidades en el país sin luz, sin agua, sin televisión, sin internet, sin clínicas.
En el capitalismo del Covid, los trabajadores pobres, los sumidos en la pobreza no existen. Ellos, como siempre no existen, pues no pueden comprar.

Senador, presidente de la Comisión de Agricultura,
Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Senado de la República
Twitter: @NarroJose


Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Representantes populares de tiempo completo Columnas
2020-12-04 - 01:24
Fortalecer a las instituciones electorales Columnas
2020-12-04 - 01:07
NINGUNA PERSONA ES ESPECIAL Columnas
2020-12-04 - 01:06
Desactivación de colectivos Columnas
2020-12-04 - 01:05
+ -