facebook comscore
Crudo y gasolinas caen en agujero negro mundial

Crudo y gasolinas caen en agujero negro mundial

Activo martes 24 de marzo de 2020 - 00:00

Por Guadalupe Romero y agencias

El precio del combustible derivado del petróleo se establece de acuerdo a los mercados internacionales del crudo, más las variaciones propias de cada país por impuestos, logística y margen de operación de las estaciones de servicio.
México, no es la excepción y aunque al igual que otros países productores sufre la caída de los precios del crudo a niveles históricos y fuera de los rangos del cálculo presupuestal del Gobierno federal (49 dólares por barril), los consumidores tienen casi una semana encontrando precios de la gasolina muy por debajo de lo usual.
La mezcla mexicana de exportación ayer reportó una cotización de 15.33 dólares por barril, según el reporte diario de Pemex que se publica alrededor de las seis de la tarde.
Desde 16 pesos el litro en algunos lugares del país, hasta 18 pesos en las grandes urbes, refiere Profeco en su lista semanal ¿Quién es quién en los precios? Sin embargo, la pandemia Covid-19 ha inhibido la demanda del combustible; menos autos y actividad.
En los mercados internacionales se informa que los precios del crudo extendían su declive al arrancar la semana, con un récord mínimo de los valores de la gasolina que presionaba a la baja el complejo energético, mientras la pandemia del coronavirus afecta la demanda mundial por la contracción de la actividad de los sectores de viajes e industrial.
El Brent cayó 5.41 por ciento, a 25.52 dólares por barril, mientras que el West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos para entrega en mayo perdió 73 centavos, o 3.23 por ciento, para quedar en 21.9 dólares por barril.
En Estados Unidos los futuros de la gasolina cedían más de 20 por ciento, a 0.4789 dólares por galón, el precio más reducido jamás registrado. Ambos referenciales llevan cuatro semanas consecutivas a la baja, con un desplome de 29 por ciento del WTI la semana pasada, su caída más abrupta desde la Guerra del Golfo de 1991.
La destrucción de la demanda causada por la pandemia del coronavirus ocurre mientras el mercado lidia con una inesperada guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita, luego del colapso de la alianza OPEP, lo que ha inundado al mercado con suministros.
El exceso de oferta es tan extremo que los reguladores en Texas consideraron frenar la producción por primera vez en casi 50 años.
Los márgenes de refinado de la gasolina y el combustible para aviones se han hundido por la caída de la demanda de combustible para el transporte, ya que la pandemia ha obligado al cierre de negocios y los gobiernos están presionando a sus ciudadanos para que eviten los desplazamientos.
Los precios del principal crudo de exportación de México se desplomaron la semana pasada a mínimos de 18 años. Pemex enfrenta vencimientos de bonos por aproximadamente 30 mil millones de dólares hacia 2024, por lo que expertos sugieren una reestructura que incluya cierres de campos no rentables y despidos para evitar una rebaja en la calificación, refiere en una nota la agencia Reuters.
Pemex y el Gobierno ahora están "presionados por todas partes", dijo Víctor Gómez, economista de Finamex. Fitch dijo la semana pasada que Pemex es la más vulnerable entre las compañías petroleras estatales de América Latina a la baja en los precios del crudo.
"El contexto cambió. El desplome del petróleo no se había contemplado", externó Jorge Sánchez, director del grupo de investigación Fundef, quien también dijo que Pemex está financieramente "en quiebra" y "caminando hacia una rebaja".
La percepción de que Pemex no sea capaz de cumplir con los pagos aumenta la probabilidad de que una segunda agencia le quite su calificación de grado de inversión este año, lo que podría repercutir en el costo de los préstamos para el gobierno.
Pemex refinanció más de 29,000 millones de dólares en bonos el año pasado, una estrategia que le dio un respiro financiero, y que buscaba dotarla con un mayor flujo de efectivo para inversiones en producción.
El único punto positivo para Pemex es una cobertura para mantener los ingresos por encima de los costos de producción y una cobertura más grande contratada por Hacienda que garantiza este año los ingresos del gobierno provenientes del petróleo.
Los analistas señalan que una rebaja Moody's es ahora "el resultado más probable". Fitch ya recortó la calificación de los bonos a basura en junio. Las agencias de calificación tienen bonos de Pemex con perspectiva negativa.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -