facebook comscore
Cuba y los dogmaticos

Cuba y los dogmaticos

Columnas viernes 16 de julio de 2021 - 01:00

Luis Monteagudo

En cierto examen de grado, donde tuve el honor de examinar a mi asesorado -cuya mención honorífica resalto-, surgió un posicionamiento que me permitiré resaltar.

La postura crítica del estudiante, realiza una serie de críticas desde la postura liberal, al gran pensador latinoamericano Boaventura de Sousa Santos. Se asume que la generalización que realiza el lusitano sobre el liberalismo y su tradición, es en sí mismo un reduccionismo. El liberalismo es también fuente de construcción de una serie de avances civilizatorios, en donde la justicia social implica, desde la construcción del discurso de los derechos humanos, hasta los principios limitantes de las arbitrariedades del estado absolutista -como J. Locke-, e incluso la construcción del estado de bienestar en Keynes. En síntesis, no todo el liberalismo es negativo.

La postura crítica de los planteamientos expuestos, implicó una contestación negadora de cierto colega, hacia las diversas vertientes de desarrollo liberal, como si los conceptos de derechos humanos, individualismo, mercado, limitación del estado, etc., no fueran entes inmersos en un desarrollo histórico-social con las más distintas posturas con las que se puede o no estar de acuerdo. Lo imposible es negar el desarrollo de las ideas comprendiéndolas como un todo monolítico, que además, sólo por ser liberales, parecieran en sí mismas negativas, restándole todo tipo de veracidad al discurso, reduciéndolo a meros términos eurocéntricos indignos de seriedad.

Inmediatamente me vino a la mente Albert Camus cuando nos remite al opio de los intelectuales, esto es el marxismo señero y dogmático, aunque comprendido desde la muy dogmática tradición latinoamericana, que además de desarrollar sus reflexiones en una lengua latina, como el castellano o el portugués, limitando su alcance epistemológico a constructos de raíz "eurocéntrica", efectivamente debe resaltar las contradicciones de los sistemas vigentes, pero con la honestidad académica que libre de dogmatismos, no puede encerrar a toda una tradición de pensamiento en la negatividad, o bien, enjaularse en un exótico sueño de sí mismos.

Cuba es el exótico sueño del sí mismo latinoamericanista, a la que la tradición dogmática, se ha encargado de dotarla de todas las virtudes de la historia: educación de excelencia, sistema de salud impecable, alimentación universal, etc. Me consta haber charlado con un conjunto de doctores en física que se prostituían por una caja de chocolates. El míto de la revolución hoy se enfrenta no solo al discurso extravagante del dogmatismo trasnochado, incapáz de construir una crítica de sí mismos, constituyéndose en defensores de una dictadura miserable. Los hechos de esta semana nos han dicho. En Cuba hay hambre; en Cuba la gente muere de Covid-19 y con todo y doctorado se prostituyen. Y no les gusta. Mientras el pensamiento latinoamericanista siga encantado con dictaduras demagógicas, su seriedad parecerá ese posicionamiento académico enamorado de sí mismo.



No te pierdas la noticias más relevantes en google noticias

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Burning Columnas
2021-07-29 - 01:00
Deportistas olímpicos, presión y amenaza Columnas
2021-07-28 - 10:47
¿Y la Guardia Financiera? Columnas
2021-07-28 - 01:00
El disgusto de Beatriz Columnas
2021-07-28 - 01:00
Esposas de candidatos Columnas
2021-07-28 - 01:00
Por una educación inclusiva Columnas
2021-07-28 - 01:00
Líneas Rojas Columnas
2021-07-28 - 01:00
Tiraditos - 28 julio 2021 Columnas
2021-07-28 - 01:00
Regreso a clases Columnas
2021-07-28 - 01:00
Línea 13 - 28 julio 2021 Columnas
2021-07-28 - 01:00
Verano peligroso Columnas
2021-07-27 - 01:00
Corrupción y economía Columnas
2021-07-27 - 01:00
La amenaza de la tercera ola Columnas
2021-07-27 - 01:00
+ -