facebook comscore
Derechos laborales en cuarentena

Derechos laborales en cuarentena

Columnas viernes 08 de mayo de 2020 - 00:39

Las desgracias que la historia ha impreso en el alma humana se enquistan. Tal fue el golpe recibido que olvidarlo se vuelve inmoral. Nietzsche despreciaría quedarse atrapado en el momento traumante, y lo compara con la joroba de un camello que deforma el alma de las personas, pues es incapaz de olvidar lo vivido, sin embargo, en sus Cartas Intempestivas, el pensador nos recuerda que la historia debe servir para dar vida, para incrementar nuestras apuestas por una vida que merece vivirse, dignificarse y aproximarse a la experiencia estética redimida por las bellas artes. El vitalismo nietzscheano es un aliciente para lidiar con las catástrofes.
La crisis por la actual pandemia nunca perderá su estatus violento en los anales de una historia mundial compartida. Es fiel reflejo de nuestro desarrollo, pues sin los medios de transporte que tenemos la propagación no habría sido tan rápida, como tampoco habría podido generar un impresionante movimiento científico internacional presto a estudiarlo. Una catástrofe termina por generar un movimiento que repercutirá en una revolución farmacológica sin precedentes, y una reestructuración de los sistemas sanitarios a nivel global con repercusiones en la vida cotidiana de las personas. No olvidemos que cuando la peste negra hacía su presencia en la Europa feudal se propagó la creencia de que no bañarse evitaba que la enfermedad “entrara” por los poros. Seguramente esta epidemia invitará a otras comunidades a adoptar patrones higiénicos más estrictos. Bañarse diario, por ejemplo.
El desastre económico es una obviedad y sólo esperamos qué tan mal va a ser, aunque olvidamos que la cosa hubiera sido peor, sin precisamente los recursos tecnológicos a nuestro alcance, y el personal formado para manejarlo. Los medios de comunicación han permitido que extensas ramas de la industria mundial continúen: corporativos; escuelas y hasta negocios que viven de la venta en línea. Los profesores no hemos perdido clases, atendemos a nuestros queridos estudiantes, y al mismo tiempo mantenemos un frente dignísimo para propagar el conocimiento en medio de la desgracia. No es algo menor, y por primera vez en la historia se prueba el principio creado en la guerra fría de crear un recurso capaz de mantener la memoria de un mundo amenazado por una guerra nuclear.
Todos los que mantienen en funcionamiento sus lugares de trabajo deben de recibir el reconocimiento de sus instituciones laborales, de que gracias a este sector una parte de la economía, y de sus propios negocios sigue dinámica, y que no sea ingratamente olvidado este esfuerzo, pues esas terribles políticas laborales instaladas en México tienden a dar ya por hecho que sus salarios insultantes se mantendrán por siempre, y que las múltiples violaciones a los derechos laborales, hechas costumbre, perdurarán. Se equivocan.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Contenido patrocinado
Notas Relacionadas
La próxima sorpresa ciudadana Columnas
2020-10-28 - 13:37
Margarita y Felipe sin partido para el 2024 Columnas
2020-10-28 - 13:36
Tiraditos Columnas
2020-10-28 - 00:54
La Alianza Federalista. Columnas
2020-10-28 - 00:38
Presupuesto a favor de las personas Columnas
2020-10-28 - 00:33
+ -