facebook comscore
El regreso

El regreso

Columnas viernes 08 de mayo de 2020 - 00:21

Todos queremos que la pandemia acabe. Que se acabe el encierro. Volver a hacer a la vida de antes, volver a la “normalidad”. Pero vamos a detenernos un poco antes de volver a esa “normalidad”. ¿Cómo va a ser el proceso para lograrlo?
En lo más superficial, parecería que las cosas más comunes no serán las mismas que cuando las dejamos: ¿cómo funcionarán las taquerías, los cafés, los camiones y aviones, los hoteles, las oficinas, los elevadores bajo criterios que, mientras no exista una cura, deberán sujetarse a mandatos restrictivos, como el uso de cubre bocas y la sana distancia?
Si los retos de lo aparentemente menos importante son complejos, ¿qué pasará en terrenos más fundamentales? ¿Qué pasará, por ejemplo, en las escuelas mexicanas? ¿Adoptarán en lo inmediato los modelos de sanitización de los centros de enseñanza de oriente que, en estos días, pueden verse en las redes sociales? ¿Cómo enseñar a los niños y a los adolescentes a mantenerse alejados adecuadamente unos de los otros, dentro de su salón de clases? ¿Hay espacio suficiente para hacerlo? ¿Existe la infraestructura? ¿Qué pasará en los patios, en los recreos?
Las autoridades educativas señalan que la fecha del 1 de junio se mantiene para volver a las labores escolares cotidianas. Cabe preguntar, ¿bajo qué plan? ¿Cuál es el diagnóstico que se encuentra detrás de la decisión de la UNAM de volver a clases hasta agosto? Vale la pena que se socialicen las razones.
Bajo esa luz, parece poco razonable que los niveles básico, medio y medio superior, regresen sólo un mes a las aulas para volver a salir de vacaciones en julio. ¿No será mejor, en una decisión de Estado, dejar de hacer como que nada pasa y, a la italiana, dar por aprobado el año para todos los estudiantes una vez concluido el ciclo programado, aunque sea a distancia y emplear los siguientes tres meses para planear el mejor regreso a clases desde un punto de vista no sólo sanitario, sino también de ajuste de contenidos? Lo importante no es tanto evaluar a las y los educandos sino acompañarlos en su proceso de formación que ahora necesariamente incluye al acontecimiento más relevante que ha vivido el mundo en los últimos 70 años.
La escuela de los próximos años deberá fundarse en la propuesta didáctica que explique al alumnado lo que pasó; desarrollar las razones que, desde todas las disciplinas, expliquen el nuevo mundo que nacerá después del Covid-19, que prepare a las y los estudiantes para la transformación en el modo de vida que, de la mano de la economía post pandemia, se avecina y les tocará cursar.
Todos queremos regresar, pero ¿a dónde? El planeta (que incluía a nuestras vidas y asuntos personalísimos, esos que considerábamos tan indispensables) que dejamos fuera al cerrar la puerta para la cuarentena, no va a estar ahí, tal como lo recordamos, cuando volvamos a abrirla. Muchos habrán perdido trabajos y patrimonios, muchos estarán descontentos o decepcionados de la sociedad que habitan y de los gobiernos que las rigen. ¿Cuántos estarán de nuevo dispuestos a apostar por la construcción de soluciones democráticas para los problemas de todos? ¿Cuántos estarán dispuestos a luchar en contra de la violación a sus derechos?
Tal vez no es tiempo ya de hablar e implorar el regreso a la “normalidad” que recordamos, sino de la construcción de la nueva que habremos de habitar. Nos queda mucho espacio en los meses que vienen, para imaginar. Hay que aprovecharlo.


Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Es tiempo de volver a informar Columnas
2020-12-02 - 01:00
Agua y aceite juntos en elecciones de 2021 Columnas
2020-12-02 - 00:46
Preservar nuestras riquezas Columnas
2020-12-02 - 00:41
LÍNEA 13 Columnas
2020-12-02 - 00:32
Firma electrónica Columnas
2020-12-02 - 00:30
+ -