facebook comscore
Entre apagados muros

Entre apagados muros

Columnas lunes 28 de septiembre de 2020 - 00:27

“Hondo, incomunicado,
entre apagados muros,
hay un recinto hermético,
[cerrado, fidelísimo,
de libertad y paz,
en realidad, y luz,
siempre encendido]”
Efrén Hernández


La vida del hombre y la mujer se desarrollan en el tiempo y el espacio. Ambas categorías forman el escenario de la vivencia, donde se realizan los sueños, las aspiraciones, los conflictos y también se preparan las obras de la memoria para quienes habrán de reemplazarnos cuando hayamos muerto.
Desde que el homo sapiens accedió a la conciencia de sí mismo, la existencia ha trascurrido en los espacios abiertos y cerrados: el primero lo remitía a la caza, la pesca, la recolección y la agricultura; el segundo a la caverna, al área de la intimidad, del refugio y la protección, tanto de los animales feroces como de los espíritus de la noche.
La dualidad del “adentro” y el “afuera” se mantiene a lo largo de nuestra historia, aunque adquiere matices, según avanza el desarrollo social. Así, en Grecia, la caverna se convierte en un sinónimo de atraso; sólo viven en ella los bárbaros trogloditas que no pueden construir la polis o ciudad y que carecen del ágora, la zona de encuentro de los ciudadanos.
Pero el crecimiento de las urbes, especialmente a comienzos de la era del cristianismo, genera un movimiento contrario a las ciudades, pues se consideran centros de perdición donde se practican y se disfrutan los siete pecados capitales. En consecuencia, los primeros cristianos vuelven a las cuevas para no ser tentados por satanás y la corte de sus demonios auxiliares.
Acudieron a este primer llamado, personajes como san Antonio Abad, Macario el viejo, san Onofre y María Egipciaca, quienes eligieron un espacio cerrado, pero sin límites, por eso fueron llamados los padres del desierto, ya que deambularon en él por varias décadas, en compañía de los camellos y la indiferencia de los leones. Simón de Siria, en cambio, eligió el tiempo vertical y se pasó la mayor parte de su existencia encaramado en una columna.
La segunda etapa de la vida en clausura espiritual se desarrolló durante la Edad Media. Aumentaron las órdenes religiosas que se desposaban con Dios, abrazaban la oración, los estudios de textos sagrados y, en algunos casos, se entregaban a las visiones espirituales místicas. Era tan ferviente la devoción por el Altísimo, que, a veces, Él se aparecían en medio de la llama encendida de amor y los postulaba a la santidad: fue el caso de santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz.
Pero los espacios cerrados, no solo han sido lugares para huir del pecado, también son sitios para practicarlo; como ocurría precisamente en los monasterios, las cárceles o los lugares de penitencia, donde se imaginaban las profecías más catastróficas contra la humanidad, como ocurrió con el libro del Apocalipsis, que compuso san Juan Evangelista, hospedado en una caverna de una isla mediterránea.
En fin, los espacios cerrados también son ansiados por los escritores para componer sus obras. Fray Luis de León abandonó el mundanal ruido para cantar sus odas, sor Juana entró al convento de las monjas Jerónimas para leer y escribir, Virginia Woolf luchó, a brazo partido, por un cuarto propio para decantar sus textos.
El aislamiento social que hoy padecemos ha sumado más de seis meses, ¡pero no son 40 años a la manera de san Antonio Abada! Nosotros saldremos del túnel a paso de triunfadores si acudimos a la lectura y la escritura. Con estas armas trascenderemos el tiempo circular impuesto a las fieras en las jaulas. La imaginación siempre ha sido capaz de iluminar los muros apagados de la cotidianidad.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Contenido patrocinado
Notas Relacionadas
LA VILLA AL SERVICIO DE SU PRESIDENTE Columnas
2020-10-30 - 01:10
Parece que no aprendemos Columnas
2020-10-30 - 01:08
Tiraditos Columnas
2020-10-30 - 01:08
Demasiados frentes Columnas
2020-10-30 - 00:48
Gobernadores/Gobierno Central Columnas
2020-10-30 - 00:48
+ -