facebook comscore
Feminismo embustero

Feminismo embustero

Columnas lunes 09 de marzo de 2020 - 01:12

Gran inquietud y debate ha provocado la convocatoria hecha por grupos feministas radicales, al que se han unido incluso los obispos mexicanos y universidades católicas, a un paro nacional y a una marcha de protesta por la ola de violencia contra las mujeres y el alto número de feminicidios que se vienen cometiendo a diario en nuestro país.
Si pensamos solo en este motivo, la protesta tiene toda la razón, el problema es que la iniciativa ha partido de un colectivo de feministas satánicas, que buscan aprovechar la justa indignación social para justificar y presionar para alcanzar sus verdaderos reclamos, que son la legalización del aborto en todo el país y la subversión de los valores cristianos de la familia, como son el papel de la mujer en la misma y la destrucción —de lo que ellas, en su mente retorcida—, llaman la “sociedad patriarcal”, además del mal llamado matrimonio homosexual.
Jesús nos enseñó a no dialogar con el demonio. Al maligno se le combate, no se entra en componendas y negociaciones con él; su instrucción es que hay que decir si, cuando es si y no cuando es no, lo demás -lo dijo claramente: “viene del maligno”, al que también definió como: “el mentiroso y homicida desde siempre”. Y justamente es lo que son las feministas convocantes, mentirosas y homicidas desde siempre, pues si realmente están contra el feminicidio, deberían combatir el feminicidio más atroz que es el aborto, en el que cada día son asesinadas niñas en el seno de sus propias madres, sin que el conteo entre en las encuestas.
En conciencia, siendo fieles a los valores cristianos y del evangelio, ningún católico debería participar en este embuste, que aún es peor por perverso: eso que el profeta Isaías define muy bien: “Ay de los que llaman mal al bien y bien al mal”. No nos engañemos, unirse a esta convocatoria no es unirse al combate de la violencia contra las mujeres, esa es la apariencia, el engaño; quien se una a esta protesta estará apoyando consciente o inconscientemente la agenda feminista y satánica que busca destruir la antropología cristiana y el proyecto original de Dios sobre la vida humana y la familia. Es imposible servir a Dios y al diablo al mismo tiempo. “El que no está conmigo está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama”, ha dicho claramente Jesús.
Seguramente dirán que está posición es radical, y sí, tienen razón, porque el evangelio es radical contra la mentira y la maldad. La Iglesia que está en el mundo no es del mundo, Jesús jamás pidió que dialogáramos con el mundo, sino que lucháramos contra él. Solo hay dos banderas, como decía bien San Ignacio de Loyola, la de Dios y la del diablo, elijamos pues la nuestra.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-10-23 - 00:27
¿De regreso al semáforo rojo? Columnas
2020-10-23 - 00:27
Una reflexión sobre fideicomisos Columnas
2020-10-23 - 00:17
Fideicomisos e información pública Columnas
2020-10-23 - 00:11
Las Fuerzas Armadas en el Conflicto Columnas
2020-10-23 - 00:09
Misóginos en el Gabinete Columnas
2020-10-23 - 00:08
Más leídas

Lo último

SÍGUENOS EN TWITTER

+ -