facebook comscore
Gabriel Boric, espejo de Colosio

Gabriel Boric, espejo de Colosio

Columnas miércoles 05 de enero de 2022 -

Lo sucedido en Chile donde joven de 35 años ganó la presidencia de su país, podría servirle de espejo o ejemplo a Luis Donaldo Colosio Riojas, hijo del candidato asesinado Luis Donaldo Colosio Murrieta.

Gabriel Boric, con solo experiencia de una diputación y liderazgo de la Federación de Estudiantes de Chile, egresado de la carrera de Derecho, sin titularse, identificado con el movimiento de izquierda, se convertirá en marzo próximo en el presidente chileno más joven.
Colosio, actual alcalde de Monterrey, una de las tres ciudades más importantes de México, casa de los empresarios mexicanos más ricos, tiene un año más que el chileno Gabriel.

Los identifica la juventud y la sinceridad sobre su falta de experiencia política. Lo decía Gabriel Boric cada vez que le preguntaban de sus aspiraciones. Admitía que le faltaba “experiencia necesaria” para gobernar Chile.

Es lo que repite el joven Donaldo, que le falta experiencia, cada vez que le tocan el tema. Tiene razón, su carrera política es corta, apenas diputado local y ahora presidente municipal. Sin embargo, el tener mucha experiencia, por desgracia, en México no ha sido garantía para administrar “abundancia” ni para dar el paso al primer mundo.

Gabriel Boric, como gente de izquierda, es declarado enemigo del llamado neoliberalismo y no ha dudado en afirmar que “si Chile fue cuna del neoliberalismo, también será su tumba”. Contrario al privilegio de unos cuantos y partidario de un Estado bienestar.

Promotor de políticas sociales, ofrece derechos universales a todos los ciudadanos. Reforma tributaria con mayor carga fiscal a los ricos y establecimiento de la semana de 40 horas.
Ha dejado en claro que sus políticas sociales están dirigidas al pueblo y nada tienen que ver con lo que se hace en Cuba y Venezuela. Incluso, aunque pareciera contradictorio, ha condenado lo que ocurre en esas dos naciones.

Donaldo Colosio Riojas quedó huérfano a los nueve años edad. Su padre asesinado y meses después su madre Diana Laura moría víctima de cáncer en el páncreas.
A pesar de la orfandad, nunca estuvo desamparado, encontró apoyo en familia y amigos para la manutención, educación y formación académica de él y de su hermana Mariana. Siempre tuvo cerca la protección económica del empresario Ricardo Canavati.

Aun cuando nació en Magdalena de Kino, Sonora, vivió y creció en la capital de Nuevo León, con los valores de la cultura del esfuerzo, respeto, gratitud, perdón y justicia. A diferencia de su abuelo Luis Colosio Fernández quien no dudó en aceptar una senaduría, Donaldo rechazó el ofrecimiento que le hicieron para que fuera diputado por el PRI, a los 18 años.

Cierto que su imagen no es conocida nacionalmente, pero el nombre y apellido de su padre lo hace popular, sobre todo porque la sociedad mexicana se caracteriza por ser muy sentimental, no olvida la tragedia de Lomas Taurinas en Tijuana Baja California.
Por lo mismo se explica que en una encuesta del diario Reforma, el nombre de Luis Donaldo Colosio Riojas haya aparecido entre los mejor ubicados para competir por la presidencia en 2004.

Luis Donaldo está muy a tiempo de mirarse en el espejo del joven chileno Gabriel Boric y aspirar a ser el candidato de la oposición.

@zarateaz1
arturozarate.com

No te pierdas la noticias más relevantes en spotify

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -