facebook comscore
Honrar a nuestros (policías) muertos

Honrar a nuestros (policías) muertos

Columnas lunes 02 de noviembre de 2020 - 00:57

La Guardia Nacional, cuerpo formado mayoritariamente por militares, tendrá el estado de fuerza más grande destinado a tareas de seguridad pública en la historia, con casi 90 mil elementos. En un análisis somero, parece buena noticia. Imaginemos el escenario a la inversa: que 90 mil policías de los tres órdenes de gobierno repentinamente sean destinados a tareas de seguridad nacional. Las cosas cambian.

Lo ha dicho un mexicano respetuoso de las instituciones, Renato Sales Heredia: “Seamos honestos, ni los policías desean ser militares, ni los integrantes de las Fuerzas Armadas, policías”. Ni uno ni otro se prepararon para una función que no conocían ni querían hacer.
Si los militares asignados hoy a tareas de seguridad pública hubieran tenido vocación de policías, no se hubieran uniformado de verde olivo, sino del azul que distingue a las corporaciones civiles del mundo. Si los policías hubieran querido ser militares, no estarían dedicando su vida a la seguridad de lo cotidiano, sino a la seguridad nacional.

La tarea primigenia de soldados de tierra y aire, sumada a la de los marinos, es custodiar lo más preciado en un país: la soberanía. Su formación se orienta a escenarios extremos, como que un gobierno extranjero pretenda establecer condiciones en el nuestro, a través de presencia armada. A esa osadía se le llama guerra, que en palabras de Carl von Clausewitz: “es la política por otros medios”. Esos medios conllevan muerte, destrucción y desolación. Las guerras han marcado la historia del mundo y sus límites geográficos. Nunca una nación es la misma después de llevar la política a esos “otros medios”.
Desde la segunda intervención francesa, México no ha requerido emplear a sus Fuerzas Armadas para luchar por su soberanía.

En cambio, los últimos cuarenta años se ha librado una batalla que en nada se asemeja al conflicto del siglo antepasado. Ha sido el crimen organizado el que ha desafiado a las instituciones del Estado Mexicano. En este desafío, las fuerzas policiales de carácter civil han librado el reto más desigual desde su concepción. Han puesto esmero y muchos muertos. De paso, desgaste y desprestigio.

La publicación del presente texto coincide con una de las más simbólicas fechas del calendario cultural de México: el Día de Muertos.

Los fallecidos que hoy veneramos, en especial los policías caídos en servicio que entregaron la vida convencidos de su misión de “proteger y servir”, y sus familias, merecen ser reivindicados y reconocidos por los nuevos responsables de la tarea que les costó la vida.

La Guardia Nacional tiene una misión relevante: realizar tareas que muchos de los muertos hoy conmemorados -vestidos de azul y estrella en el pecho-, hicieron en el pasado. Serán los integrantes de la Guardia Nacional, seguro estoy, quienes valorarán lo que por décadas hicieron hombres y mujeres desde las corporaciones civiles. Función que algunos políticos que efímeramente pasaron por áreas de seguridad no solo desdeñaron, sino criminalizaron.

Todos deseamos éxito a la Guardia Nacional. Un paso en su legitimación como garantes de la seguridad pública, debiera ser promover respeto al pasado de las instituciones civiles; terminar con descalificaciones que no suman y sí polarizan. Abandonar la agenda coyuntural y plantear una con visión de Estado, que dé su lugar al ámbito histórico donde se escribieron también episodios de gloria para el país.

Desacreditar y no emplear la experiencia del modelo civil, hará su consolidación más lenta. Amalgamar siempre será mejor que destruir. México no debe ser más un laboratorio de experimentos sexenales. En eso, millones estamos de acuerdo.
Es, además, la mejor manera de honrar a nuestros muertos en servicio.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La victoria legal de un tuitero Columnas
2020-11-25 - 01:24
Diputados con o sin licencia Columnas
2020-11-25 - 01:10
Esto debes hacer si quieres ser candidatx Columnas
2020-11-25 - 01:08
También es violencia de género Columnas
2020-11-25 - 01:07
Ya vienen los peregrinos Columnas
2020-11-25 - 01:01
+ -