facebook comscore
La pandemia, oportunidad para fortalecer Sistema de Salud: UNAM

La pandemia, oportunidad para fortalecer Sistema de Salud: UNAM

Nación lunes 26 de octubre de 2020 - 00:27

Luis Carlos Rodríguez González


La pandemia del Covid-19 en México es una oportunidad para desarrollar y fortalecer el Sistema de Salud ante los retrocesos que a nivel nacional y mundial se ha tenido en temas como la privatización de la producción de vacunas, el aumento de la población en pobreza y el surgimiento de las enfermedades emergentes, destacó un estudio de la UNAM.

En el Boletín Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se hace un análisis de cómo las pandemias, a lo largo de la historia, han impulsado la salud pública en el mundo con programas, políticas y estrategias, que van del aislamiento a la expedición de códigos sanitarios.

“En suma, la salud pública se desarrolló impulsada por las pandemias; primero, fue la política de aislamiento, la organización sanitaria internacional, el desarrollo compartido de vacunas, el saneamiento de los puertos y las ciudades fronterizas”, se expone el estudio.

Asimismo, las pandemias en el pasado, como la “La Muerte Negra” de peste, permitieron fortalecer mecanismos, así como la higiene de los espacios privados y públicos; y también, la creación de ministerios dedicados exclusivamente a la sanidad, y la elaboración y promulgación de códigos sanitarios.

En el estudio “Las pandemias en la historia y la salud pública nacional e internacional” se reconoce que en las últimas tres décadas hubo retrocesos: aumentaron la pobreza y el número de habitantes del mundo sin acceso al agua y a saneamiento.

Ana María Carrillo, investigadora del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina, dijo que, sumado a ello la Organización Mundial de la Salud (OMS) perdió su liderazgo mundial, la producción de vacunas pasó de instituciones públicas a consorcios farmacéuticos y hubo una disrupción creciente de los hábitats naturales.

“Lo que ha favorecido el surgimiento de las denominadas enfermedades emergentes” por lo que las “pandemias son oportunidades para plantear políticas públicas de largo plazo, y estos son los grandes retos a los que la humanidad tiene hoy que enfrentarse”.

Expuso que a lo largo de la historia de la humanidad ha habido gran número de pandemias. La primera pandemia de peste, conocida como Plaga de Justiniano, fue la pandemia de la Antigüedad, como la Muerte Negra lo fue de la Edad Media; las pandemias de cólera fueron características de la industrialización, y la Covid19 lo es de la globalización.

“Si las enfermedades pueden perturbar la vida de las personas, y las epidemias trastornan la de las comunidades, las pandemias son catástrofes colectivas capaces de desquiciar la organización económica, política, social y cultural de gran número de países. Pero, las pandemias han tenido también consecuencias positivas porque han favorecido en materia de salud pública nacional e internacional”, añadió la especialista.

En el estudio de la UNAM se expone el tema de las cuarentenas, que el instinto de conservación sugirió siempre medidas para tratar de evitar la llegada de enfermedades epidémicas. Dentro de estas medidas estaban la detención de buques procedentes de puertos infestados, la creación de lazaretos para impedir el tránsito de los enfermos que llegaban a puertos indemnes, así como el intento de imitar, para la lucha contra las enfermedades, el sistema que se empleaba para defenderse de los ejércitos: sitiar una zona infestada, y establecer una fortaleza alrededor de ella.

Se indica que, durante la tercera pandemia, John Snow, médico inglés precursor de la epidemiología, desencadenó la ofensiva a favor del contagionismo al publicar en 1849 su notable trabajo acerca de la teoría de los gérmenes y el modo de transmisión del cólera.

Snow sostuvo que la trasmisión del cólera guarda una estrecha relación con el paso de los ríos y los lugares de distribución del agua, pero también puede haber transmisión fecal-oral, como en el caso de los mineros que tenían que comer y defecar en el mismo espacio.

Propuso siete medidas que debían tomarse durante la epidemia y otras cinco para prevenirla. Dentro de éstas, estaban crear un sistema de drenaje perfecto, proveer un abundante suministro de agua libre de contaminantes y dotar de casas modelo a la clase pobre. Afirmó que la alta letalidad por cólera se debía a las malas condiciones sanitarias en que trabajaban y vivían los pobres de Inglaterra.

“Desde 1851, se realizaron en Europa las Convenciones Sanitarias Internacionales, que buscaban proteger a los países de la llegada de epidemias, sobre todo de peste y de cólera, pero sin obstaculizar u obstaculizando lo menos posible el comercio y el libre tránsito de personas. La reunión de 1881 se realizó en Washington y los países americanos participaron desde entonces en esos intentos mundiales de internacionalizar las regulaciones en materia de salud pública”, se añade.

A partir de ese momento, la fiebre amarilla – que preocupaba a los estadounidenses– estuvo en las discusiones de las Convenciones Sanitarias, que impulsaron la inspección sanitaria en puertos y fronteras, y promovieron la creación de ministerios dedicados exclusivamente a la sanidad, la elaboración y promulgación de códigos sanitarios, y la notificación de la llegada de una epidemia al resto de la comunidad mundial.

La catedrática de la UNAM expuso que los avances de la Microbiología de finales del siglo XIX destrabaron la discusión entre contagionistas y anticontagionistas, y a nivel internacional se determinó que la detención de las embarcaciones o de los viajeros en los puertos o fronteras debía hacerse sólo en los casos necesarios.

“Es decir, que las cuarentenas no podían basarse en cálculos arbitrarios, sino en el periodo de incubación de la enfermedad”. Por otro lado, la organización sanitaria internacional continuó. En 1905, se firmó en Europa el Acuerdo Internacional de Roma, en el cual se dio aviso de la creación, en París, de la organización sanitaria mundial llamada Oficina Internacional de Higiene Pública.

Después de la II Guerra Mundial, en 1948, fue creada la Organización Mundial de la Salud, que trató de regular las relaciones intergubernamentales.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -