facebook comscore
Lo bueno de la pandemia

Lo bueno de la pandemia

Columnas lunes 01 de junio de 2020 - 01:25

Me niego a dejar de soñar que un día, quizá ya no tan lejano, la justicia llegará a los animales y serán protegidos y respetados como exigimos nos tratemos entre los humanos. En el mundo el camino para su liberación va agrandándose ya sea por conciencia o por miedo, lo importante es terminar con la esclavitud y explotación de las especies de animales que hoy, en el caso de los murciélagos, les abrieron los ojos a los chinos para entender que no todos se pueden comer.
Con infinito placer me entero de que la pandemia del coronavirus logró que el Ministerio de Agricultura de China declarará que perros y gatos ya no serán animales de consumo humano, con lo cual las granjas dedicadas a la reproducción de estos animales que son de compañía deberán plantar verduras en lugar de crear cachorros para venderlos como si fueran reses.
Esta repugnante acción llevaba al sacrificio con inmenso sufrimiento a más de diez millones de perros y cuatro millones de gatos a ser asesinados anualmente en el festival de Yulín ante la indiferencia del mundo entero. Ahora sí que, con la llegada de la pandemia, los contagios y muertes de miles de chinos, sacudió a las autoridades de ese país asiático para que saquen de su catálogo de ganado a estos maravillosos animales que dan compañía y amor incondicional.
Paralelamente a la pandemia que azota al mundo, hay que darle merito a la labor de los jóvenes chinos, fundaciones y asociaciones internacionales para parar esta brutal matanza de perros y gatos. Las costumbres no siempre son las mejores para la sobrevivencia de los humanos y las consecuencias de sus acciones están a la vista de todos: el mundo pelea con la muerte por la estupidez de vender para comer animales vivos que habitan en espacios donde los virus están a la caza de cobrarnos a las personas el daño que les hemos hecho.
La solución para evitar enfermedades mortales como el Covid19 sería que dejáramos de comer carne (yo no la consumo) y nos alimentáramos con frutas y verduras, semillas y otros productos que no tienen sensaciones nerviosas como los animales. Si, se que es una ilusión muy personal pero tampoco es un imposible, si queremos salvar al planeta se deberá empezar por respetar la vida de los animales.
Dentro de este mar de emociones negativas en las que nos encontramos: miedo, pesimismo, incertidumbre, tristeza e ira por el coronavirus, la salvación de perros y gatos en China me brinda la esperanza de que serán las nuevas generaciones de hombres y mujeres las que terminarán con el abuso en contra de nuestras especies. El mundo no necesita lideres insensibles y crueles que solo piensan en el progreso y las finanzas.
La tierra, donde vivimos todos, exige un cambio de maltrato a bienestar, si cuidamos al planeta y a los animales nos salvaremos como humanidad.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Terrones de azúcar Columnas
2020-07-10 - 01:14
Amigos en el poder Columnas
2020-07-10 - 01:08
Elecciones en tiempos de la COVID-19 Columnas
2020-07-10 - 01:07
Depuración Columnas
2020-07-10 - 01:03
SEMAFORO VERDE Columnas
2020-07-10 - 01:00
+ -