facebook
Los recursos de Afores son una gran tentación para cualquier gobierno

Los recursos de Afores son una gran tentación para cualquier gobierno

Columnas lunes 22 de abril de 2024 -

Esto que usted leerá a continuación amable lector está en su derecho de creerlo o desecharlo; por fortuna, todavía existe en México la libertad de prensa, y una de las garantías de dicha libertad es la salvaguarda de nuestras fuentes, de modo que será imposible que yo divulgue la mía.

Era marzo de 2019 y el ya flamante presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) presidía una reunión con su equipo financiero y económico, más otros integrantes de su gabinete ampliado; el objetivo era informar al mandatario sobre la situación general del sistema financiero mexicano en su totalidad.

La reunión transcurría sin mayores detalles hasta que llegó el turno de informar sobre la situación del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), igualmente todo transcurría en calma hasta que el expositor comentó que (en ese entonces), el SAR y las Afores tenía en sus manos alrededor de 4 billones de pesos en activos.

López Obrador no tardó mucho en interrumpir al expositor y señalarle que “se había equivocado”, ya que había dicho que el SAR tenía 4 billones de ésos en activos, que más bien eran 4 millones, con m de mamá. El aludido le indicó de la manera más respetuosa que no, que la cifra era correcta, el SAR y las Afores tenían activos en administración por alrededor de 4 billones de pesos, con b de bueno; dicen que un brillo característico en sus ojos se apoderó del mandatario, el mismo que han detectado cuando ha tomado ciertas decisiones.

AMLO volteó a ver a su entonces secretario de hacienda y le preguntó que ¿cuánto eran esos recursos, cómo los podía dimensionar?; el entonces jefe de las finanzas públicas, lamentablemente hoy ya fallecido, le comentó que esos recursos equivalían al 69% del proyecto de egresos de la federación autorizado para ese año por las Cámaras.

Como los números no son lo suyo, el mandatario soltó esa célebre frase que nadie recogió por el sitio y el contexto en el que se dio: ¿se imaginan lo que haríamos con 4 billones de pesos más?, más de uno externó expresiones de aprobación.

La instrucción inmediata fue abordar un plan para la estatización de las Afores, más de uno tembló entonces; también se desató un intenso debate entre los duros, los que a todo le decían y le dicen que sí al presidente, y los moderados, aquellos que tratan de mediar y evitar que cometa errores garrafales.

Estos segundos le advertían que “con el dinero de las Afores no”, que eso sería una señal terrible para el gran capital y podría llevar a su naciente gobierno a una grave crisis. Pero el mandatario estaba empecinado. Fue hasta que algunos de esos moderados le dijeron, so pena de recibir su furia, que no lo acompañarían en eso, que no querían ser cómplices de su caída, así de drástico, que recapacitó un poco en medio de su ya enorme poder y soberbia.

El mandatario decidió tomar un tiempo para consultar con alguno de los poquísimos a los que escucha; al parecer ese consejero (algunos mal pensados señalaban que se trata de un señor que en su apellido lleva una O), le dijo más o menos lo mismo: desataría los demonios.

Para entonces los duros ya estaban hasta planeando la fecha del gran anuncio, proponían el 15 de septiembre, o bien el aniversario de su épica victoria electoral.

En esas estaban cuando tuve las primeras noticias por parte de mi fuente, con el tiempo me hizo ver que decírmelo antes lo hubiera descubierto; el ataque fue brutal, no me bajaron de un charlatán en redes sociales, por decirlo menos. Pero, después de casi 30 años de ejercer el oficio, la piel se pone muy dura.

Para cuando supe de lo que se debatía al interior del flamante gobierno, ya se había tomado una decisión, el presidente al parecer había sido convencido por el señor cuyo apellido tiene una O, de no estatizar las Afores, el riesgo era mayúsculo; pero la venganza llegó, ese fue el inicio de los trabajos de la reforma al SAR de 2020, que de ninguna manera es mala pero en lo personal creo que al vengarse de los empresarios recargando en ellos prácticamente el 100% del aumento de las tasas de aportación, se hace un daño del que veremos sus efectos en algunos años.

Tiempo después del anuncio de la reforma de 2020, el propio mandatario reconoció en una de sus tantas letanías mañaneras que habían analizado y contemplado la estatización de las Afores, no dijo más, no era necesario. Desde luego, ni una disculpa obtuve, en realidad no la esperaba. El reconocimiento oficial fue más que suficiente.

Pero los ahora 6 billones de pesos que manejan las Afores, propiedad de los trabajadores, equivalentes ya al 21% del PIB del país, son una tentación enorme. A reserva de que quiera hacer una locura antes de marcharse, al parecer el gobierno de este mandatario ya no logró apropiarse de esos recursos, pero eso no significa que no seguirán intentando. De hecho, las palabras no se dicen porque sí, menos en política, tanto el actual mandatario como la candidata que hoy por hoy tiene enormes posibilidades de sucederlo han sido muy claros, quieren “revertir las reformas de 1997”, es decir en otras palabras, para dejarlo muy claro, van por desaparecer a las Afores para administrar ellos esos 6 billones de pesos actuales en activos.

En realidad, el dinero de las Afores lo quieren desde marzo de 2019, no estoy diciendo en modo alguno que se lo pretenden robar, pero cualquier gobierno de cualquier color estaría más que maravillado de tener a su disposición 6 billones de pesos más, por mucho que les pusieran candados, estamos en México y hay modos de darle la vuelta para disponer al menos de una parte de esos recursos para distintos esos: más programas sociales, infraestructura, etc.

Al fin, cualquier gobernante que hoy se sentara en la silla presidencial seguramente pensaría, se preguntaría y preguntaría a sus colaboradores lo mismo: ¿Se imaginan lo que podríamos hacer con 6 billones de pesos más?


No te pierdas la noticias más relevantes en youtube

San Luis Capital

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Línea 13. Columnas
2024-07-24 - 07:08
La transformación será diversa o no será Columnas
2024-07-24 - 01:00
Belleza sustentable Columnas
2024-07-24 - 01:00
El Maestro, una revista platónica y estoica Columnas
2024-07-24 - 01:00
La atención a la infancia Columnas
2024-07-24 - 01:00
La Inteligencia Artificial y el Derecho Columnas
2024-07-23 - 12:52
Línea 13. Columnas
2024-07-23 - 06:57
TIRADITOS Columnas
2024-07-23 - 01:00
Sobrerrepresentación: la trampa conservadora Columnas
2024-07-23 - 01:00
LA DEPENDENCIA COMERCIAL DE MEXICO Columnas
2024-07-23 - 01:00
Biden se retira y los mercados lo digieren Columnas
2024-07-23 - 01:00
Biden renuncia a la reelección Columnas
2024-07-23 - 01:00
HABEMUS SECRETARIA DE TURISMO Columnas
2024-07-23 - 01:00
Lisboa y la Ciencia Política Columnas
2024-07-23 - 01:00
NECESIDADES HUMANITARIAS Columnas
2024-07-23 - 01:00
+ -