facebook comscore
MI VOZ, MI SALIDA Y MI LEALTAD

MI VOZ, MI SALIDA Y MI LEALTAD

Columnas martes 21 de julio de 2020 - 01:36

El Fondo de Cultura Económica publicó recientemente una antología de ensayos de Albert Hirschman intitulada Más allá de la Economía. Cito de la introducción, escrita por José Woldenberg: “…Hirschman fue… un economista preocupado por los temas del desarrollo… un ensayista magistral… ayudar al lector a incursionar en terrenos inaugurados por nuestro autor más allá de los temas del crecimiento…”. Dos de esos temas cruciales son, indudablemente, la participación política y el ejercicio concreto del derecho al sufragio.
A pesar de estar expresadas en textos de los setenta, ochenta y noventa, el autor ofrece ópticas novedosas sobre ambas preocupaciones. Para mí, gracias a Woldenberg y su tino para la compilación y la explicación, son descubrimientos interesantísimos que comparto.
Sobre la participación política, Hirschman escribió el ensayo: Salida, Voz y Lealtad. Respuestas al deterioro de empresas, organizaciones y Estados, que en su momento tuvo un gran impacto, por la enorme innovación de considerar la voz y la salida como manifestaciones particulares del interés o desinterés ciudadano en los asuntos públicos. Afirma que la salida es el abandono, la huida; mientras que la voz es la queja, la denuncia y que ambas funcionan igual en la economía que en la política, y que inclusive hay interconexiones entre ambas.
En efecto, aquel texto propuso novedosas herramientas conceptuales para estudiar de otra manera instituciones privadas tan disímbolas como la familia, el divorcio o una congregación religiosa, pero también para analizar fenómenos públicos específicos como las relaciones entre partidos, la disidencia política, la gesta sindical o la prestación de servicios públicos. Hirschman afirmó que había pergeñado su texto con la idea de explorar de qué manera la voz y la salida podían conducir a restablecer o fortalecer una organización en deterioro regresándola “a una salud y actuación tolerables”.
El modelo, acierta de nuevo Woldenberg, ahora serviría para desentrañar las claves del desplome de un orden político, con lo que Hirschman se adelantó por décadas a textos actuales como Por qué fracasan los países (2012, Acemoglu, Robinson); Orden y deterioro político (Fukuyama, 2014) y Cómo mueren las Democracias (2018, Levitsky, Ziblatt) que exploran la vertiente del detrimento o menoscabo de la organización estatal desde prismas muy similares al del autor.
El texto completo es de lectura obligada por sus insospechadas actualidad y relevancia. En este océano proceloso de agitación política preelectoral, de controversias políticas, parlamentarias y jurisdiccionales por la designación de los nuevos árbitros de las contiendas electorales venideras, asomarnos a las claves de la deslegitimación del mecanismo comicial como eje central del proceso democrático, y qué hacer para fortalecerlo es deber de todos y yo lo haré desde donde esté, como siempre. En ese empeño, los y las nuevas Consejeras del INE tienen deberes particulares y colectivos clarísimos, pero más quienes los nombren... ¡Nos vemos en tres años!
@ElConsultor2

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2021-01-25 - 01:46
Las últimas víctimas  de Guzmán Loera Columnas
2021-01-25 - 01:46
Ay, Damián Alcázar, pues qué te hicieron Columnas
2021-01-25 - 01:30
La Iglesia y el coronavirus. Columnas
2021-01-25 - 01:24
Línea 13 Columnas
2021-01-25 - 00:53
VENTANAL Columnas
2021-01-25 - 00:51
Diversidad en el gabinete de Biden Columnas
2021-01-25 - 00:40
Improvisación, enemiga de la buena política Columnas
2021-01-22 - 12:30
+ -