facebook comscore
Oaxaca y la comida chatarra

Oaxaca y la comida chatarra

Columnas viernes 07 de agosto de 2020 - 01:24

Se votó una iniciativa de ley en Oaxaca que prohíbe la venta de comida chatarra a los menores de edad; es decir, alimentos con demasiada azúcar o sodio, entre otros, no podrán ser vendidos a niños y adolescentes en ese estado. Esta iniciativa equipara esos productos con las bebidas alcohólicas. Y nos ponen a todos el ejemplo.
En México, la batalla para que cada empaque alimenticio lleve de manera visible las afectaciones a la salud o excesos de elementos perjudiciales, la ha trabajado y ganado López-Gatell. Ha sido el único hombre que se ha echado el pleito con las grandes compañías y ahora eso es una realidad.
En el caso de Oaxaca, estado con un gran legado culinario, se ha apostado por priorizar la salud de los niños y eso se festeja. Ya quedará en manos de los padres que eso se cumpla cabalmente. Otras autoridades harán lo suyo, como Profeco, pero es en casa donde los buenos hábitos se vuelven un estilo de vida o no. Ahora, solo falta una cosita.
El acierto de apostar a prohibir lo que es tóxico para el cuerpo, favorece obviamente a la exposición de estos alimentos a los menores; sin embargo, ojalá en este país podamos transitar a proyectos de ley que se puedan diseñar como políticas públicas.
Todos sabemos que es mucho más económico una bolsa de papitas fritas, que un manojo de espárragos. Es más barato un refresco de cola, que comprar un jugo natural en alguna esquina de la ciudad.
Prohibir alimentos que dañan el cuerpo de nuestros niños y jóvenes, es un gran paso; sin embargo, corremos el riesgo de no dar opciones para que esa alimentación sana sea asequible y disponible para todo.
Las opciones para comer sano y a precios accesibles, debe ser el objetivo si lo que se quiere es que una iniciativa como esta penetre en todas las esferas de la sociedad y no suceda como casi siempre, en que lo más afectados son los más vulnerables.
El Estado debe planificar y crear iniciativas integrales que garanticen que las opciones para tener una alimentación balanceada, libre de elementos o conservadores que hacen delicioso cualquier alimento, pero que dentro del cuerpo es un agente colaborador con miles de enfermedades y padecimientos.
¿Qué alternativas deben acompañar este proyecto? Acceso a más unidades al aire libre para hacer ejercicio, planes escolares para planear alimentación y aprender a elegir mejor los alimentos, regulación en los precios excesivos de productos orgánicos, etc. Los expertos lo saben mejor, a nosotros nos toca no quitar el dedo del renglón.
Es necesario que las familias, los niños y adolescentes cuenten con las opciones necesarias para que este tipo de leyes no queden en la utopía y los menores no pasen de comer chatarra, a comer chatarra ilegalmente.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
OEA, sin credibilidad Columnas
2021-04-16 - 01:00
Las buenas nuevas del Presidente Columnas
2021-04-16 - 01:00
De Jaime Torres Bodet a Marx Arriaga Columnas
2021-04-16 - 01:00
Feminicidios en la CDMX Columnas
2021-04-16 - 01:00
Línea 13 - 16 abril 2021 Columnas
2021-04-16 - 01:00
Instituciones y riqueza social Columnas
2021-04-16 - 01:00
Diputaciones en campaña Columnas
2021-04-16 - 01:00
El Manual electoral del ciudadano Columnas
2021-04-16 - 01:00
Tiraditos - 16 abril 2021 Columnas
2021-04-16 - 01:00
El juicio de los siete de chicago Columnas
2021-04-15 - 10:06
Educación neutral Columnas
2021-04-15 - 10:04
El resbalón de la Casa Blanca Columnas
2021-04-15 - 07:00
Mosaico Rural Columnas
2021-04-15 - 06:59
Línea 13 - 15 abril 2021 Columnas
2021-04-15 - 06:58
Ajuste de cuentas Columnas
2021-04-15 - 06:57
Gobernanza electoral Columnas
2021-04-15 - 06:56
+ -