facebook comscore
Parásitos: la pobreza huele

Parásitos: la pobreza huele

Columnas jueves 13 de febrero de 2020 - 01:39

Parásito: adj. Dicho de un organismo animal o vegetal: que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo.(Rae) .
Sin llegar a matar, un parasito sabe que si lo hace conllevaría a su propia extinción.

Bong Joon-ho -director que a lo largo de su filmografía se ha enfocado básicamente en retratar la diferencia de clases en mayor o menor medida- que en este su último y más laureado filme, retrata sin tapujos las diferencias de clases que no son tan diferentes. A pesar de lo interesante de sus encuadres, su montaje y sus metáforas en donde la clase alta vive arriba y la pobre vive de bajo, su discurso no se ciñe allí y es en donde a mí me interesa llegar, más allá de los simbolismos evidentes.

La familia Kim vive en un semisótano debajo de otros departamentos; su única ventana mira directamente a un callejón; que retrata edificios sucios, los pies de la gente y borrachos orinando las paredes. Viviendo con el menor esfuerzo se han convertido en perfectos sableadores; un sableador no solo miente, maneja la verdad de manera que le permita utilizarla para llegar a su fin.

La oportunidad de oro llega cuando el mejor amigo de Kiwoo, el hijo de la familia, le propone ser tutor de inglés para la hija de una familia adinerada, ya que este espera poder algún día formalizar con ella, considera a Kiwoo perfecto, no es guapo, no es adinerado, y no tiene estudios. No es rival para él y sus planes futuros.

La entrada de este con la familia adinerada es relativamente sencilla y como buen parásito busca los lugares más recónditos por donde pueda dejar sus huevecillos y permitir la vida de su especie así, sistemáticamente, la familia completa pasara a ser parte de los miembros del servicio de la familia adinerada.

Joon-ho Bong va más allá del montaje ágil y de la equilibrada mezcla entre drama y humor negro. Bong saca un cuchillo, lo clava y lo retuerce en su discurso, sus personajes y en la audiencia. Considera que la gente pobre esta predeterminada a seguir todo, pero no lograr nada. No puede trascender su origen de clase y a partir de ese origen se encuentra predispuesto a perder el amor, la amistad, la posibilidad de ascenso social o cultural y como consecuencia siempre se mantienen dentro de una sensación de fracaso, tristeza y patetismo debido a sus demonios internos.

Parásitos es la tragedia de perseguir lo inalcanzable, la tristeza del saberse incapaz. De ahí la dolencia de los personajes al saberse imposibilitados a formar parte de los acaudalados. La pobreza huele y huele de una forma irremediablemente cruel.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-11-23 - 01:05
Sobre el outsourcing Columnas
2020-11-23 - 01:05
Detención, liberación y lecciones Columnas
2020-11-23 - 00:53
Camas vacías, panteones saturados Columnas
2020-11-23 - 00:52
Las terribles consecuencias del Covid Columnas
2020-11-23 - 00:44
Derecho penal ¿en extinción? Columnas
2020-11-23 - 00:43
+ -