facebook comscore
Reemplazan cubrebocas por fe, en Iztapalapa

Reemplazan cubrebocas por fe, en Iztapalapa

Nación martes 23 de junio de 2020 - 01:19

Por Claudia Bolaños
nacion@contrareplica.mx

Ángel Bustos, de 52 años, trabaja su mototaxi sin usar cubrebocas debido a que tiene fe plena en sus creencias, y que cuando Dios indique el día de su muerte, nada lo salvará.
Muchas son las personas que se observan en las calles de la Ciudad de México sin usar una mascarilla que les ayude a no contagiarse ni contagiar a otros, tal es el caso del señor Ángel.

No obstante que trabajar en una base de mototaxis, ubicada frente a la Central de Abasto (CEDA), ha decidido no usar cubrebocas.

“Soy sincero, estoy en las manos del rey, no en las manos de ningún hombre, y cuando él diga se acabó, se acabó”, asegura.

Habitante de Iztapalapa, de uno de los barrios considerados con más contagios, este hombre de 52 años ha puesto su vida y salud en manos de Jesucristo, olvidando aquel proverbio que dice: “ayúdate que yo te ayudaré”.

“Yo no necesito cubrebocas, yo estoy en las manos de rey, soy creyente de Jesús”, dice con todo convencimiento.

Justo frente a la zona de las pescaderías en la Central de Abasto, este trabajador y otros más, pasa varias horas esperando usuarios, pues la pandemia ha reducido mucho la clientela.

“Yo creo que un 50 por ciento o más ha bajado el trabajo”, considera.

Entrevistado en la base de taxis, generalmente de personas que provienen de la CEDA, hace su trabajo sin protección, confiado en su fe, de que “no pasará de la raya” y “será salvado del rayo” si es voluntad divina.

Ángel Bustos es cristiano y cada día se encomienda a Jesús, para luego comenzar su trabajo, que realiza desde hace apenas dos meses, luego de ser deportado de Estados Unidos.

Luego de retornar al país, intentó buscar un empleo, pero por su edad, y en vista de que la crisis económica ya venía mal, decidió, en plena pandemia convertirse en mototaxista.
“Aquí encontré trabajo porque ya por mi edad es difícil; sin embargo, tengo trabajo y eso lo agradezco a mi señor”, indica con satisfacción.

Con otros hombres, la mayoría sí con cubrebocas, realizan los servicios entorno a esta demarcación Iztapalapa, a personas que salen con sendas bolsas de la zona de pescaderías.
Ángel ha conocido de cerca la muerte que ha ido dejando a su paso la pandemia, pues a diario escucha a sus clientes, la mayoría también de esta alcaldía, hablar sobre el tema.
“Sí, hay dos o tres muertitos diarios. A cada rato se sabe, que en tal callejón, o en aquel, hubo un fallecido”, narra.

Y es que justo donde se ubica su base se encuentran cercanos los callejones, como el del 57, que en pocas semanas dejó 43 fallecimientos a consecuencia del Covid, con el Victoria, con 20, hasta el mes pasado.

Además, reconoce como punto rojo de contagio la misma Central.

Carteles y bardas pidiendo a los visitantes que este, el mayor mercado del país y del continente, sea visitado con las medidas de prevención necesarias, como el uso obligatorio de cubrebocas y la toma de la temperatura a quienes ingresan, dan cuenta de la situación.

Dentro se sabe del fallecimiento o contagio de varios bodegueros, carretilleros y empleados.

No obstante, Ángel prefiere seguir su vida de manera habitual.

Al igual que él, otras personas en esta zona salen a la calle, sin usar cubrebocas, varias de ellas incluso llevando a niños menores sin protección alguna.

Se observan además trabajadores de limpia que, en plena calle, comían en grupo, sin guardar la sana distancia y sin usar caretas o guantes.

Esta es la alcaldía Iztapalapa, la que presenta mayor número de contagios de toda la Ciudad de México, con casi 7 mil casos y casi 900 fallecimientos por Covid-19.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

A/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -