facebook comscore
Regreso a la normalidad

Regreso a la normalidad

Columnas miércoles 21 de octubre de 2020 - 00:06

La principal tesis de campaña de Joe Biden es el presunto deseo de una mayoría de estadounidenses de un “regreso a la normalidad”. Esto parecería contradictorio. Recuérdese como Donald Trump llegó a la Casa Blanca apenas hace cuatro años precisamente enarbolando las banderas del cambio radical y con el ofrecimiento de enterrar definitivamente a la clase política tradicional. ¿De verdad se ha apoderado de Estados Unidos una nostalgia por los “Business as Usual”? Pues al parecer hay mucho de eso. Estos últimos cuatro años han sido turbulentos. Trump estresa a sus gobernados porque su régimen ha sido catastrófico y su personalidad es insolente y confrontacionista. Tanta estridencia cansa, por eso en uno de los anuncios de la campaña demócrata se pregunta a los ciudadanos: “¿Se acuerdan cuando no teníamos que preocuparnos por el presidente todos los días?”

La administración Trump ha sido incompetente y disfuncional. Se multiplican en ella las malas decisiones de políticas públicas. Otro de sus rasgos es la inestabilidad, manifiesta en los constantes cambios de colaboradores. Su nativismo ha minado el liderazgo estadounidense en el mundo. Sus obsesivos intentos por suprimir el Obamacare le han resultado contraproducentes en virtud a la inusitada popularidad adquirida por este programa. Su desprecio por la ley es palmario. La mentira es esencial en el estilo de gobierno. Trump abusa de los recursos estatales para beneficio personal. Padece de una megalomanía galopante. Es grosero, racista y sexista. Tiene una base ultranacionalista blanca a la cual adula y protege. Por carecer de empatía es absolutamente incapaz de desempeñar el papel simbólico del presidente como gran unificador del país. Ello le impide ser una inspiración nacional, sobre todo en momentos difíciles.

Hace precisamente 100 años, en los comicios presidenciales de 1920, el regreso a la normalidad (Back to Normalcy) fue el lema con el cual ganó el entonces candidato republicano Warren Harding. El público estaba cansado de los años de la Primera Guerra Mundial, de la gripe española y del excesivo activismo internacionalista del presidente Woodrow Wilson. Harding, candidato poco carismático y aburrido como Biden, ofreció “No heroicidad, sino normalidad; no agitación, sino ajuste; no exaltación, sino serenidad; no lo dramático, sino lo desapasionado”. Más o menos esto propone Biden un siglo después.

Fue la de 1920 la primera elección donde las mujeres pudieron emitir su voto. Hoy las mujeres serán decisivas. Aquí Trump también lleva todas las de perder. Las encuestas le dan a Biden hasta treinta puntos porcentuales de ventaja sobre el presidente en el voto femenino. Y no solo con las profesionales progresistas, las universitarias o las liberales de las grandes ciudades, sino también con las mujeres blancas habitantes de los suburbios, conservadoras, clave en la victoria republicana hace cuatro años, ahora desilusionadas ante tanta indecencia.


Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Es tiempo de Coyoacán Columnas
2020-11-24 - 01:37
25N, violencia y mujeres Columnas
2020-11-24 - 01:28
¡AMLO SALVAVIDAS DE  CIENFUEGOS! Columnas
2020-11-24 - 01:25
La tierra también es de las mujeres Columnas
2020-11-24 - 01:24
La defensoría de las audiencias Columnas
2020-11-24 - 01:22
LÍNEA13 Columnas
2020-11-24 - 01:07
+ -