facebook comscore
Revocación de mandato, algunos apuntes

Revocación de mandato, algunos apuntes

Columnas martes 14 de diciembre de 2021 -


En México la democracia es un régimen incipiente y la adopción de sus mecanismos de participación directa pueden ocasionar extrañeza; sin embargo, uno de los aspectos más asombrosos de la vida política es el temor que muchos políticos tienen a la democracia, que en teoría es el principio por el cual viven y al cual juran lealtad. Pero en la práctica lo temen.

En México, cuando surge la pregunta de si se debe fortalecer la democracia participativa y consultar a la gente acerca de las decisiones que le afectan en el día a día, la derecha mexicana se ha negado sistemáticamente a tomar medidas reales.

El PAN y el PRI muestran claramente que hay políticos que temen a la democracia e incluso dentro de sus propios partidos.

¿Por qué tienen tanto miedo de poner a prueba a la opinión pública? La razón más obvia es que teme que se repita el patrón de votación de 2018 y la 4T arrase, una vez más, con el poco capital político que les queda.

Los políticos del PRIAN pueden tener serios problemas en su legitimidad e imagen ante los mexicanos, pero al menos parecen creer y respetar los principios básicos del gobierno y la participación pública. En momentos de dificultad, tal vez, se les puede perdonar por no apoyar la democracia. Sin embargo, nada puede ser perdonado a los políticos elegidos democráticamente que no hacen ningún esfuerzo por ocultar su desprecio por la democracia.
Como sea, la revocación de mandato es hoy una realidad en México y no es una concesión generosa realizada por los representantes, sino un acto obligatorio y propicio en democracia.

La revocación permitirá entonces atenuar un problema ya señalado por Rousseau en las democracias representativas: que los representantes, una vez elegidos, no pueden seguir siendo controlados por los votantes. La revocatoria intenta subsanar esta dificultad al permitir a un cierto número de electores descontentos con su representante reclamar elecciones especiales (esto es, un referéndum revocatorio) en las que puedan destituirlo.

Su principal función es habilitar una participación ciudadana "negativa" o de control, más que de expresión o gestión "positiva" de proyectos e iniciativas ciudadanas, ya que supone eliminar el contrato de representación erigido por el voto antes de que expire el período preestablecido. Es por tanto un instrumento para asegurar que los funcionarios públicos rindan cuentas por sus conductas; la facultad de obligarlos a justificar y a informar sobre sus decisiones y la disponibilidad para que eventualmente puedan ser castigados por ellas.

La revocación del mandato o recall, en expresión anglosajona, es un mecanismo de rendición de cuentas y control político que permite a los ciudadanos reaccionar frente a los representantes que han defraudado su confianza o incumplen su plan de gobierno impulsando la convocatoria de una consulta entre los electores que pueda conducir a la finalización anticipada del mandato y la sustitución de los mandatarios. La revocación del mandato se configura como un derecho complementario del derecho de los ciudadanos a elegir a sus autoridades, que se materializa mediante una nueva votación en la que estas pueden ser removidas de sus cargos antes del término de sus mandatos. Al igual que las elecciones, la revocatoria, como se denomina en Latinoamérica, halla su fundamento en el principio de soberanía popular y se materializa mediante el voto, fuente de legitimidad de todo electo.
La revocación es la representación cuestionada que pretende interrumpir ese mandato, dejándolo sin efecto. Sin embargo, la revocación de mandato o los medios para remover funcionarios electos no es algo nuevo en algunas partes del mundo.
Quizá un poco de perspectiva internacional ayude a hacer fluir la discusión local.
.
La revocación de mandato está lejos de ser una ocurrencia de nuestros políticos, es una herramienta que nutre y sana las democracias, pero para que tenga raíces sólidas, debe darse también abajo, ahí donde se viven las dinámicas más tangibles de las democracias. Es un mecanismo institucional que permite a los ciudadanos mantener el control sobre los gobernantes elegidos durante el tiempo que dure su cargo.

No tengamos miedo a la democracia y sus resultados, pues la consulta para la revocación del mandato de Andrés Manuel López Obrador es también una oportunidad para que la oposición se reagrupe y hagan que deje el cargo mediante el voto popular, pero como dice el propio presidente, “… el pueblo va a decidir si me quedo o me voy. A ver qué dice el pueblo de México. Son ejercicios de gran trascendencia. Aun con todos los obstáculos se dio un paso adelante, una consulta constitucional, ya hay precedente y lo repito: viene la revocación de mandato en marzo, va a ser interesantísimo, no nos vamos a aburrir”.


No te pierdas la noticias más relevantes en instagram

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
No se trata de los libros; se trata de dinero Columnas
2022-05-18 - 00:15
Serrat, Taibo y Dresser Columnas
2022-05-18 - 00:14
Jóvenes Fuera de la Escuela Columnas
2022-05-18 - 00:14
¿Libertad de expresión? Columnas
2022-05-18 - 00:12
Minería a cielo abierto ¿Un mal necesario? Columnas
2022-05-18 - 00:11
Línea 13. Columnas
2022-05-18 - 00:09
¿Y Si Putin Pierde? Columnas
2022-05-18 - 00:08
Cuidar a criminales Columnas
2022-05-18 - 01:00
EL DIAMANTE ROJO Columnas
2022-05-17 - 00:17
Tiraditos Columnas
2022-05-17 - 00:15
Claudia recupera la CDMX por la izquierda Columnas
2022-05-17 - 00:15
PAN: Pluris nuevos y Gobierno de Coalición Columnas
2022-05-17 - 00:14
+ -