facebook comscore
Trump, Fukuyama y Huntington en Irán

Trump, Fukuyama y Huntington en Irán

Columnas viernes 10 de enero de 2020 - 02:12

Si la semana pasada escribí sobre el arranque de 2020 en términos de la realidad mexicana; lo que estamos viendo esta semana con Irán, obliga a hacerlo ahora sobre el entorno internacional.

Entender lo que se observa, tiene sus orígenes en la brevedad del Siglo XX que, para efectos históricos, terminó en 1989 con la caída del Muro de Berlín y la implosión del sistema comunista soviético. Lo abrupto de este fin quedó explicado, de manera magistral, en 1992 por Francis Fukuyama quien, haciendo referencia al materialismo histórico marxista que suponía la existencia de etapas históricas predeterminadas que llevaban a la “dictadura del proletariado”, declaró el “fin de la historia” dado que las democracias liberales fueron las grandes triunfadoras de la guerra fría.

Paradójicamente, el fin del conflicto entre ambas superpotencias no llevó a la unidad ideológica que tal vez supuso Fukuyama; por el contrario, tal como adelantó Samuel Huntington en su ensayo 1993, el “Choque de Civilizaciones”, el fin de la guerra fría permitió que las distintas identidades regionales, que habían estado sometidas a alguna de las dos superpotencias, ahora pudieran resurgir y demandar su espacio propio en la recomposición geopolítica del Siglo XXI.

Este siglo presentó un rostro fragmentado ya no entre estados-nación o grandes proyectos ideológicos, sino entre civilizaciones, donde Europa, Estados Unidos, Rusia, China y Medio Oriente (entendiéndose tanto desde la perspectiva árabe como la musulmana, que no son lo mismo) han sido los actores con más protagonismo en lo que va del Siglo XXI.

De esta manera, después de un impasse que duró de 1989 hasta 2008, a partir de la crisis financiera de los llamados “subrprimes” se ha visto como las instituciones de las democracias liberales han ido entrando, en mayor o menor medida, a una etapa de crisis, ajustes e incluso redefiniciones.

En este entorno muchos líderes de convicciones poco liberales y poco democráticas han logrado llegar al poder en sus respectivos países a través de, paradójicamente, medios democráticos como ha sido el caso de Vladimir Putin, en Russia; Recep Tayyip Erdogan, en Turquía; Narendra Modi, en India; Nicolás Maduro, en Venezuela; Rodrigo Duterte, en Filipinas; Jair Bolsonaro, en Brasil; Benjamin Netanyahu, en Israel; Donald Trump en Estados Unidos, y, desde luego, López Obrador, en México.

De hecho, el año pasado en un artículo muy comentado de Martin Wolf (“The age of the elected despot is here” en el Financial Times) se señalaba que vivimos en una era de líderes carismaticos de corte popilista, que tienden a convertirse en déspotas autoritarios menoscabando las instituciones democráticas por las que llegaron al poder, tanto de izquierda como de derecha. De acuertdo con Wolf, estos “hombres fuertes” retoman la figura del “protector” de los textos de Platón que defiende al “pueblo”, siempre en abstracto, y lo condimentan con toques de destinos manifiestos, megalomanía y narcisismo. Y, en caso de que algo salga mal, cuentan con el viejo y confiable argumento de culpar a algún enemigo imaginario, ya sea exterior o interior, que atenta contra el “destino del Pueblo” que, desde luego, sólo ellos conocen e interpretan.

De esta manera, lo que se está desarrollando hoy en Medio Oriente no sólo es un conflicto bélico más en la región. Por el contrario, es un ejemplo de cómo puede ser la resolución de agendas internas (la posible reelección de Trump) por medio de golpes externos o de cómo puede ser la interacción entre las diferentes culturas si perdemos los valores liberales/democráticos y dejamos que las explicaciones simples, de populismos y nacionalismos, sean las que legitimen los regímenes políticos y de Gobierno.

Ante la falta de un marco de valores liberales, posiblemente sólo vaya a quedar el libre comercio para extender la relativa etapa de paz que se ha vivido desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Al final, es más fácil pelear con un “aliado” que con un cliente…



Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
AMLO Y LAS TELEVISORAS Columnas
2020-08-05 - 01:00
¿Quién fue el ganador? Columnas
2020-08-05 - 00:59
El doble túnel de la pandemia Columnas
2020-08-05 - 00:59
Pacto Social o Juegos del Hambre Columnas
2020-08-05 - 00:53
Línea 13 Columnas
2020-08-05 - 00:48
+ -