laopcionnota
¿A la basura los partidos políticos?

¿A la basura los partidos políticos?

Columnas miércoles 26 de junio de 2019 - 04:14


La insatisfacción de los ciudadanos con los partidos políticos se generaliza en todo el mundo y éstos, perdida la brújula, encaran el ingente reto de reinventarse.

La viabilidad misma de la denominada “democracia representativa” está en entredicho.

El problema de la representación no es tan fácil de resolver. Las controversias sobre el tema llegan a ser interminables y las respuestas, esquivas.

El vertiginoso desarrollo de las sociedades contemporáneas dificulta las labores tradicionales partidistas: estructurar un pensamiento político colectivo, establecer cauces de diálogo, canalizar demandas ciudadanas y facilitar la participación política.

Muchos nuevos electores y grupos sociales no se sienten necesariamente identificados con los partidos tradicionales, por eso prefieren opciones de la llamada “antipolítica”, optan por “el canto de las sirenas” del personalismo autoritario o, simplemente, se abstienen.

Uno de los aspectos fundamentales de la modernización de los partidos se refiere a la selección de candidatos y de dirigentes, proceso muchas veces ajeno a principios democráticos al atender necesidades prácticas frente al reto de la competencia en las urnas También vulnera gravemente la credibilidad de los partidos el financiamiento, el cual ha generado innumerables casos de corrupción e influencia excesiva de los grupos de poder.

No menor es el problema del personalismo, así como el carácter cada vez más comercial de las campañas electorales.

Este problema encierra una paradoja: la gente culpa a la “partidocracia” de propiciar estructuras cerradas y burocracias atrincheradas, cuando muchas veces los partidos son rehenes del carisma de un líder y de la influencia apabullante de los medios.

Los partidos deben volver a su origen, reencontrarse con la sociedad y habitar el espacio público. Para ello mucho puede ayudar trabajar a fondo en la democratización interna de los partidos.

Ello implica respetar escrupulosamente las reglas de organización internas, asegurar la participación de los militantes y adherentes en la vida del partido, descentralizar y desburocratizar la toma de decisiones y propiciar métodos para la rendición de cuentas de la dirigencia sobre cómo se administran y de dónde se obtienen los recursos.

Y sobre todo, afinar los canales de comunicación con los ciudadanos.

Las nuevas tecnologías mucho pueden ayudar al facilitar una mayor y más ágil comunicación. Las plataformas de internet son muy útiles para fortalecer los vínculos de los ciudadanos con los partidos.

Este recurso debe usarse con prudencia. El caso del italiano Cinco Estrellas ejemplifica lo contraproducente de los excesos cuando un partido no posee rasgos identitarios e ideológicos básicos. No basta con solo ser un “partido digital”.

El dilema de la representatividad no se superará con simplemente aprobar algunas reformas electorales. Será cuando los partidos superen el anquilosamiento y la burocratización, abran puertas y ventanas y se conciban como un vehículo de representación, no como un fin en sí mismo.

•@elosobruno
Especialista en política comparada

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Hablando de lesionesColumnas
2019-09-18 - 01:51
Roa Bastos: la máscara y el silencioColumnas
2019-09-18 - 01:48
Netanyahu, el gran provocadorColumnas
2019-09-18 - 01:39
AlibabaColumnas
2019-09-18 - 01:37
IngresosColumnas
2019-09-18 - 01:34

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-