facebook comscore
“Ahorita a la gente le da miedo venir al hospital”

“Ahorita a la gente le da miedo venir al hospital”

Nación miércoles 10 de junio de 2020 - 00:58

Por Claudia Bolaños
nacion@contrareplica.mx
Desde hace 20 años, Doña Guadalupe y su hija Lizeth venden refrescos y dulces fuera del Hospital Regional del ISSSTE Zaragoza, y nunca como ahora, sus ventas están en picada debido a la falta de clientes que, temerosos al contagio del Covid-19, han dejado de pararse frente a ese nosocomio.
Las familias reciben el estado de salud por llamada telefónica y, a diferencia de lo que antes sucedía en este hospital, cuando había decenas de personas que hacían guardia en espera de la mejora de sus seres queridos, que dormían en la sala de espera o dentro de sus autos estacionados en esta gigantesca calzada vehicular, la Ignacio Zaragoza, ahora nadie quiere estar aquí.
“Ahorita la gente no viene, se espanta, como que le da miedo venir. El reporte se lo dan por teléfono, y solo vienen a dejar agua o algo así y se van”, indicó Lizeth.
Otros locales de venta de comida están igual de desolados que el de estas mujeres cristianas, creyentes en Dios y sus designios. La base de taxis tampoco tiene clientes que antes se peleaban por sus servicios.
Es en esta zona donde los casos de nuevos enfermos de Covid-19 van al alza, lo cual se nota en este nosocomio, donde las enfermeras indican que se va llenando a pasos agigantados.
No obstante lo lleno de dentro, afuera no hay compradores para Lizeth y Lupita, quienes han sido testigos de cómo la gente llega con sus enfermos, los dejan y salen tristes, con rumbo a sus casas, a resguardarse del contagio, a esperar un milagro.
Algunas ocasiones, cuando la persona lo permite, ellas hacen oración por sus enfermos, les dan algo de esperanza. Lo mismo han hecho por varios médicos que les han pedido que oren por ellos, al haberse contagiado. Algunos han sobrevivido, otro no, indican.
“Tenemos muchos casos que vienen aquí, nos platican y, cuando podemos y la persona se presta hacemos oración, clamamos con fe a ese Dios grande, y hemos visto milagros. Ha habido mucha gente que desde antes del Covid nos dicen: oraste por mi familiar y sanó. Les hemos dado una palabra de fortaleza, de amor, de esperanza que es la que nunca debe morir”, narró Lupita.
“Hay médicos que nos han dicho que oremos por ellos y hemos clamado, hemos orado y exactamente hace rato, uno de ellos que estaba grave, salió de este lado, curado, y cuando los vemos nos da gusto. Dios no se equivoca llevamos años aquí y siempre tratamos de servirle a Dios”.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -