facebook comscore
Colectivos de UNAM impulsan a universitarias a denunciar

Colectivos de UNAM impulsan a universitarias a denunciar

Ciudades lunes 10 de febrero de 2020 - 00:00

Por Jonathan Bautista y Yesgova Munguía

En marzo del año pasado una alumna de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) realizó una denuncia ante las autoridades universitarias por agresiones físicas y acoso por parte de su exnovio, el cual estudiaba también en la misma escuela y con base en su experiencia consideró que los colectivos fueron de gran ayuda para que ella se atreviera a hacerlo “porque yo no hubiera ido a denunciar si no hubiera sido por los colectivos”.
Al ser entrevistada por ContraRéplica sobre ¿quién resuelve con mayor prontitud las denuncias sobre violencia, si la UNAM, las mesas de denuncia instaladas por la institución o la propagación a través de los tendederos que en realidad son los mismos colectivos feministas?, expuso que: “Los colectivos, porque yo no hubiera ido a denunciar si no hubiera sido por ellos”, e indicó que “fue gracias a que me atreví a contarles la situación, porque no sabía con quién acudir, me sentí mal y no sabía a quién recurrir y por ese motivo tomé la decisión”.
Relató su acercamiento a las integrantes de los colectivos: “Un día llegué y les dije, oigan, me está pasando esto ¿Qué hago?, entonces tuve más confianza de ir con ellas porque sabía que no me iban a juzgar bajo ningún sentido y una de las integrantes me acompañó todo el tiempo que estuve en la oficina de la licenciada Berenice Santos quien me guió en el proceso”.
Detalló a sabiendas de que existía apoyo por parte de la UNAM para ese tipo de cosas y la forma de interponer la denuncia, desconocía en qué consistía todo el proceso.
La alumna detalló: “al inicio el proceso fue muy bueno, mejor de lo que esperaba y contrario a lo que todo el mundo me decía, porque se siguió el protocolo de denuncia al pie de la letra”.
Explicó: “me dijeron que también tenía la opción de denunciar ante el Ministerio Público y me podían acompañar, pero después vino la parte fuerte y fea porque yo supe que, en parte del proceso, me mandaron a la oficina de la abogada general y el protocolo dice que te hacen llenar un test de estrés postraumático”.
Describió que “si sale alto o positivo, se supone que, según el protocolo, ese test tiene que pasar a la oficina de la directora de la Facultad, María Angélica Cuéllar, entonces no se qué paso en el proceso en el que yo estaba en el protocolo pero hubo un momento en el que llegué a la atención psicológica, en el departamento de psiquiatría y salud mental, y volví a hacer el mismo test”.
Mencionó que “fui ahí donde pensé: a lo mejor es porque necesitan mi diagnostico aquí, pero si la comunicación fuera eficiente y efectiva entre todas las instancias encargadas no debería haber repetido el test, porque hasta cierto punto es una experiencia revictimizante”.
Señaló que “para ese entonces se supone que eran no sé cuantas semanas, para que llegara la denuncia a la oficina de Cuéllar. Evidentemente nunca llegó porque se tenía que decidir desde la dirección y el Concejo si se iba a suspender o no al agresor, por lo que nunca llegó, y seguí recibiendo atención psicológica”.
La estudiante especificó: “no quise levantar denuncia como tal, porque me explicaron que el proceso en el Tribunal suele ser muy tardado, e iba postergarse como cuatro meses en llegar, entonces, en lo que yo seguía el proceso del acta e iba con la psicóloga, llegó un punto en el que me di cuenta que iba a ser engorroso hacer la denuncia o que me acompañara al MP, porque realmente no estaban haciendo las cosas como deberían de ser”.
Subrayó que no consideró ir al MP “porque me puse a investigar junto con las chicas de los colectivos, ya que eso nunca me lo dejaron claro en la facultad, pues me enteré por fuera que cuando van a procesar un delito de lesiones necesitas que te vea un médico legista para checar tus lesiones y la única prueba que tenía eran mis fotos. Entonces era muy difícil que procediera, además de que yo no tenía pruebas como tal; sólo tenía conversaciones, pero Berenice me dijo que podía proceder con las mismas conversaciones”.
Ante ello “no denuncie porque también significaba entrometer a mis amigos, ya que ellos eran mis testigos y, aunque yo no fuera a testificar, ellos tenían que ir al tribunal y al final quedaría el antecedente”.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Harfuch se queda en SSC: Sheinbaum Ciudades
2020-10-21 - 00:18
+ -