facebook comscore
Colegio en “terapia  intensiva” por crisis

Colegio en “terapia intensiva” por crisis

Ciudades viernes 07 de agosto de 2020 - 01:04

Por Claudia Bolaños
nacion@contrareplica.mx

El Colegio José María Morelos y Pavón, de nivel preescolar, en Iztapalapa, está en “terapia intensiva”, ante la crisis económica que ha reducido drásticamente el número de sus alumnos de 54 a sólo 12.
Tal es la situación que Ana Leticia Gaviño Robles, directora y propietaria, ha decidido no cobrar a los padres de familia, sino hasta que haya clases presenciales, todo con tal que inscriban a los pequeños en este espacio educativo que está en el número 71, en la calle Domingo Arellano de Ramírez, en colonia Juan Escutia.
“Mi escuela está en terapia intensiva, igual que un enfermo y sólo Dios la puede salvar, así como un milagro, pero esperemos que cosechemos bien y aquí estamos trabajando bien, con el deseo de rescatar la institución, a pesar de que estamos haciendo el cambio de propietario”, dijo.
Resalta que debido a la crisis económica derivada de la pandemia de Covid-19, se estima que entre 20 y 25 por ciento de los 47 mil colegios de paga que hay en el país cerrarán, según estimaciones de la Asociación de Escuelas Particulares.
El mismo presidente Andrés Manuel López Obrador ha pedido a los colegios particulares no cerrar y dijo que les buscará apoyos, pues sabe que varios no tendrán los alumnos suficientes para seguir laborando.
En el caso de este colegio, el José María Morelos y Pavón, kínder y maternal, inaugurado hace 20 años, le fue traspasado a esta maestra el año pasado, ante la edad avanzada de sus expropietarios que pensaban ya cerrarlo; sin embargo, quien fuera su directora, levantó la mano y le pidió a la familia Téllez Tinoco —exdueños— que ella quería continuar con la escuela.
Así es que la nueva empresaria inició esta etapa que vino a afectarse completamente con la llegada del coronavirus, el confinamiento social y la crisis económica.
Los alumnos de esta escuela provienen de familias de un nivel económico medio hacia abajo, quienes han hecho saber a la profesora que no pueden por ahora seguir con el pago de colegiatura que va de los mil 600 a los mil 700.
Por ello, tomó una decisión muy fuerte, de no cobrar colegiaturas hasta que no haya clases presenciales, con la fe en que cuando la pandemia pase, el colegio logre nivelarse.
“En mis locos intentos por capturar niños, para que cuando ya haya clases presenciales ya tenga una cantidad de niños inscritos. No vamos a cobrar, con la idea que se inscriban, con ese aliciente, porque si no hay dinero, si no tienen los padres de familia, ya pagarán cuando haya clases presenciales… con la esperanza de que esto se tiene que reactivar”, indicó la maestra.
Incluso ha tenido que condonar adeudos del ciclo escolar pasado, para que los alumnos continúen a distancia.
Los padres que puedan pagar ayudarán a que las maestras reciban un sueldo que hasta ahora ha consistido sólo en “salvavidas”, aportes que la directora les hace de su bolsillo.
—¿Es mucho amor al arte maestra?—, se le preguntó.
“Pues yo amo a mi vocación. Mi hijo me dice mamá ¿Te das cuenta de todo lo que les has inyectado —al colegio—? Me gusta mucho mi trabajo, y los padres de familia saben que soy una verdadera educadora y el apoyo a los papás, a la madre soltera cuando no pueden llegar, yo me quedó —con los niños— y la apoyo”, dijo.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
FRENAAA llega al Zócalo capitalino Ciudades
2020-09-23 - 15:00
+ -