facebook comscore
El Sheik y la Felicidad

El Sheik y la Felicidad

Columnas miércoles 26 de agosto de 2020 - 00:33

El reconocimiento diplomático por parte de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) a Israel ha puesto el foco de la atención internacional en este país y en su hombre fuerte, el sheik Mohamed bin Zayed (MbZ). Todo el mundo sabe de los rascacielos, islas artificiales y hoteles de Abu Dhabi y Dubai, pero es mucho menos conocido este sheik, tercer hijo del jeque Zayed bin Sultan Al Nahayan, fundador de los Emiratos Árabes Unidos quien murió en 2004 a los 86 años después de ser testigo de la forma como su país (antaño conocido como la Costa de los Piratas) transitó de la extrema pobreza a la más extravagante opulencia gracias a sus hidrocarburos.
Detrás del reconocimiento a Israel está la intención del sheik de asegurar la conservación de su régimen y ampliar sus influencia. Perciben MbZ amenazas en el ascenso de Irán y en la posibilidad de revueltas pro democracia del tipo “Primavera Árabe”.
Los Emiratos tienen un régimen dictatorial controlado por un grupo de familias poderosas, el cual se distingue por ser violador sistemático de los derechos humanos. No hay lugar para la disidencia, ni elecciones libres, ni libertad de expresión. Socialmente parece vivir en el medioevo. En los EAU, besarse en público está prohibido, la homosexualidad es ilegal y los latigazos siguen aplicándose como castigo, por ejemplo, para el “delito” de adulterio.
Aquí viven unos diez millones de habitantes, el 85% de ellos inmigrantes, la mayoría del sudeste asiático, trabajadores sometidos a un régimen explotación laboral. Impera el sistema kafala, el cual establece una “protección” a los trabajadores extranjeros por parte de un patrón (kafil). Los trabajadores no pueden cambiar de ocupación o abandonar el país sin la autorización de su “protector”. La kafala ha sido descrito como un sistema arcaico próximo a la esclavitud.
Las mujeres migrantes son especialmente vulnerables. Si resultan embarazadas, aunque sea como resultado de una violación, son encarceladas o deportadas.
Pero el sheik asegura su intención de hacer de los Emiratos la nación más feliz del mundo, y para ello ha creado un Ministerio de Estado para la Felicidad, cuya responsabilidad es mantener al país y a la población contentos. Mejor sería, según muchos críticos, concentrarse en mejorar el marco jurídico del país y en la defensa de los derechos humanos.
El de los Emiratos no es el único ministerio de la Felicidad. Experimentos parecidos ha habido en naciones con regímenes populistas, como Venezuela y Ecuador. La intención al usar la “Felicidad” (un término confuso e indefinible) como meta de Estado e indicador del éxito de gestión es rehuir al fracaso real en lo concerniente a indicadores más objetivos como el crecimiento económico, el índice de desarrollo humano o los niveles de desempleo.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Es tiempo de Coyoacán Columnas
2020-11-24 - 01:37
25N, violencia y mujeres Columnas
2020-11-24 - 01:28
¡AMLO SALVAVIDAS DE  CIENFUEGOS! Columnas
2020-11-24 - 01:25
La tierra también es de las mujeres Columnas
2020-11-24 - 01:24
La defensoría de las audiencias Columnas
2020-11-24 - 01:22
LÍNEA13 Columnas
2020-11-24 - 01:07
+ -