facebook comscore
El acertijo de la decisión judicial

El acertijo de la decisión judicial

Columnas martes 19 de mayo de 2020 - 00:55

El pasado lunes 11 de mayo nuestra Suprema Corte emitió un fallo histórico mediante el que aseguró la certeza y viabilidad de nuestro modelo constitucional. Lo hizo al declarar inválida una reforma a la constitución local de Baja California, mediante la que el poder constituyente de esa entidad había ampliado de dos a cinco años, indebidamente, el plazo de gestión del Gobernador electo a mediados de 2019. Por la entidad superlativa del fallo, cargado de mensajes políticos, conviene estudiarlo con una nueva óptica que trascienda los 3 modelos tradicionales de análisis de la conducta judicial.
En el primero de ellos, denominado legal, los jueces o juezas sólo quieren resolver interpretando la ley y seleccionando, entre varias, la alternativa de solución que cuente con mejores méritos jurídicos, decidiendo con independencia del entorno político, económico y social del pleito pues buscan la mejor interpretación legal posible.
En el segundo, llamado actitudinal, los juzgadores sólo quieren hacer buenas políticas públicas a través de sus sentencias y, precisamente por ello, seleccionan la resolución del caso que cuente con mejores méritos para tal efecto.
En el tercero, el estratégico, el más sofisticado y de prevalencia casi universal, los jueces y juezas tratan de hacer buenas políticas públicas desde sus resoluciones (o con ellas) pero, en este caso, se disponen a sacrificar sus propias convicciones, al menos de manera temporal, para lograr avances, si bien graduales, en las políticas públicas en cuya simpatía militan. Estos juzgadores y juzgadoras sí calculan deliberadamente los impactos y desenlaces políticos, económicos y sociales de las diferentes opciones de fallo.
Creo que esta “costumbre” analítica no alcanza ya para descifrar las razones subyacentes a fallos como los del lunes antepasado y que la alternativa correcta es la del Profesor Lawrence Baum, que alega en su libro “Jueces y sus Audiencias”, con una perspectiva innovadora y refrescante, soportada con instrumentos analíticos de la psicología y la sociología, que existe una cuarta manera de determinar las influencias que cincelan la conducta judicial: descifrando la fuerza que sobre el juez o jueza tienen sus audiencias.
Afirma que en realidad se desarrolla una relación, hasta ahora poco explorada, entre el juzgador o la juzgadora y las audiencias de las que esperan aprobación, estima y reconocimiento: sus colegas en el propio poder judicial, en el foro de los y las postulantes, en el Congreso, la academia, los medios de comunicación, la sociedad en su conjunto y la Presidencia.
Con esta nueva óptica analítica hay que desentrañar la enorme dimensión auténtica de la sentencia del lunes antepasado que, en sus considerandos y resolutivos, repara atinadamente, con sentido de República y visión de Estado, la fibra democrática de nuestro sistema democrático y restaura equilibrios políticos e institucionales que los operadores del poder público habían hecho crujir irresponsablemente.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2021-01-22 - 01:17
Una nueva política migratoria Columnas
2021-01-22 - 01:16
La Demagogia Columnas
2021-01-22 - 00:58
Populistas  ¡good bye! Columnas
2021-01-22 - 00:54
 ESTADOS DEMOCRÁTICOS, SOCIEDADES FASCISTAS Columnas
2021-01-22 - 00:52
Luz de luna Columnas
2021-01-22 - 00:51
Macedonio en la cuerda floja Columnas
2021-01-22 - 00:48
Línea 13 Columnas
2021-01-22 - 00:40
Baja en delitos Columnas
2021-01-22 - 00:38
+ -