laopcionnota
El origen de la policía
El origen de la policía

Columnas lunes 25 de marzo de 2019 - 00:55


Sir Robert Peel, secretario de Estado, es considerado el padre de la policía moderna. En 1829 creó la policía metropolitana en Londres. Todavía hoy se les conoce como “Bobbies” en recuerdo del nombre de su creador.

Esa policía, hace en Londres, lo que hoy quisiéramos que hicieran nuestras policías municipales. Armados con un silbato y un bastón patrullan las calles de la capital inglesa para prevenir la comisión de delitos.

La policía de Londres nace como un organismo que “resuelve problemas”: “La policía es el ciudadano y el ciudadano es la policía”, indica el más conocido de sus principios.

Se le atribuye a Peel un decálogo que inicia con ese lema y sigue así:


La misión principal del policía es prevenir el crimen y el desorden.

La habilidad de la policía para realizar sus funciones depende de la aprobación pública de sus acciones.

La policía necesita la cooperación de los ciudadanos en la observancia de la ley para mantener el orden público.

La policía, en el cumplimiento de sus responsabilidades, debe demostrar imparcialidad.

La policía hará uso de la fuerza cuando sea absolutamente necesario y cuando la persuasión y la advertencia sean insuficientes.

La prueba del éxito de la policía es la ausencia de crimen y desorden.

Cada policía debe usar una placa para estar identificado y asegurar la supervisión de sus acciones.

La efectividad de la policía no se mide en la cantidad de arrestos sino en la disminución del crimen.

El adecuado entrenamiento de la policía es la raíz de su eficiencia.

Londres es una ciudad, básicamente segura, en la que la atención de las incivilidades, a cargo de los “Bobbies,” ha impedido el crecimiento del crimen.

Hoy, en México, las encuestas que practica el Inegi denotan que los ciudadanos no confían ni en la gente ni en la policía. La encuesta nacional de seguridad pública urbana indica que los conflictos entre vecinos y familiares son un factor de riesgo para la generación de delitos.

El 40 por ciento de la población mayor de 18 años tuvo, al menos, un conflicto o enfrentamiento en la vida cotidiana. El de mayor frecuencia a nivel nacional fue ruido, con cerca del 15 por ciento, seguido por basura tirada o quemada.

Pongamos un ejemplo: El vecino, en jueves, tiene fiesta. Son ya las cuatro de la mañana y esa música es ruido para usted. Altera notoriamente la tranquilidad. Es una falta administrativa.

Usted toca a la puerta del vecino que ni lo invita a la fiesta ni baja el volumen. ¿a quién recurrir? ¿conoce usted al policía del barrio? ¿sabe usted quién es el juez cívico de la demarcación? No. A las cinco treinta va usted y patea la puerta del vecino quien saca un arma de fuego y le dispara.

Una buena policía de proximidad, un juez cívico, pueden evitar que el ruido se convierta en daño en propiedad ajena y en lesiones u homicidio. Quizás es hora de volver a los orígenes.

•Excomisionado Nacional de Seguridad: @Ley13091963

Envie un mensaje al numero 55-13-60-28-33 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


Fuerza Regia campeón con asteriscoColumnas
2019-04-18 - 02:13
¿Quién acaba con los Esmeraldas?Columnas
2019-04-18 - 02:09
Emboscada finalColumnas
2019-04-18 - 02:05
El éxodo cubanoColumnas
2019-04-18 - 01:59
Más sobre la industria petroleraColumnas
2019-04-18 - 01:55

+-