facebook comscore
En pandemia sale a vender llaveros

En pandemia sale a vender llaveros

Ciudades miércoles 06 de mayo de 2020 - 01:05

Por Claudia Bolaños
naciona@contrareplica.mx
Ricardo Martínez tiene 47 años, sólo uno más que la edad media de las personas más propensas a contraer Covid-19 en México, y que son hombres de 46.
Hace cuatro años y dos meses, alcoholizado intentó robarse una bicicleta, situación que lo llevó al Penal Neza Bordo, de donde salió para ahora andar por las calles del Estado de México, que ocupa el segundo lugar en cuanto a contagios, para buscar ganarse unos pesos vendiendo llaveros de madera que aprendió a hacer en reclusión.
Con apenas un día de ser liberado, decidió salir a vender, y contar su historia.
—¿Cómo están las cosas en el penal?
—Todo está bien allí ahí, tiene a la gente en disciplina —indica al hacer un reconocimiento a los directivos de esa cárcel ubicada precisamente en la zona del Bordo, en el municipio de Nezahualcóyotl, quienes según su dicho le dieron un buen trato.
Su forma de hablar es como la del interno respetuoso de las autoridades penitenciarias.
Él no fue beneficiario de ninguna preliberación, pues purgó de manera completa “de punta a cola”, como dicen en el argot penitenciario, su sentencia.
“Pague toda mi sentencia”.
Él no lo sabe, pero dicho penal fue acondicionado para atender hasta a 200 internos con Covid-19 de otras cárceles mexiquenses. Él sólo sabe que sí había contagiados y que estaban en enfermería.
“Parece que sí había —contagiados— pero se los llevaron a la enfermería”, narra a ContraRéplica.
Por ello es que, en los módulos de seguridad o esclusas, les dotaban de gel antibacterial y cubrebocas a todos los internos.
Sin embargo, él no tenía miedo al famoso coronavirus que ha enfermado a más de 3 millones de personas en el mundo, y ha detenido la economía mundial.
“Yo no tenía miedo a esa enfermedad” porque dice que “Yo la verdad estoy sano y salvo, y no tengo ninguna enfermedad”.
De una posible exposición al Covid-19 tampoco le causaba preocupación, pues había servicios médicos. “No, la verdad no —tenía miedo— porque la mayor parte de la gente del penal tiene atención médica, van las enfermeras cada año y los inyectan de sus vacunas”, cuenta.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Con asambleas, IECM avanza en elecciones Ciudades
2020-07-13 - 00:35
+ -