facebook comscore
Hacia una nueva etapa en el quehacer anticorrupción

Hacia una nueva etapa en el quehacer anticorrupción

Columnas jueves 15 de septiembre de 2022 -


El control de la corrupción es una tarea que supone la confluencia de esfuerzos diversos. Al tratarse de un fenómeno social con profundas raíces al interior de organizaciones públicas, privadas y presente en intercambios cotidianos entre sociedad en general y entes del sector público, su debido tratamiento es una responsabilidad compartida.

Tal premisa acompañó la creación y el desarrollo inicial de nuestro andamiaje normativo y organizacional en materia anticorrupción. Sin embargo, las crecientes demandas por resultados más contundentes obligan, a quienes estamos comprometidos desde lo público en contener este flagelo, a fortalecer el diseño, el consenso y la instrumentación de acciones que beneficien a las instituciones públicas, que fortalezcan los puntos de contacto gobierno-sociedad en México y que, con ello, den mayor certidumbre a la población mexicana sobre lo prioritario que es generar resultados tangibles y medibles en anticorrupción.

En este sentido, tenemos que reforzar nuestra lucha contra la corrupción mediante un escenario en donde el Sistema Nacional (SNA) sea utilizado a cabalidad por todas sus piezas. Esto es materializarlo como una arena efectiva en donde se concierten e implementen estrategias y herramientas para un combate y control de la corrupción orientado a resultados y cimentado en el enfoque de Derechos Humanos, así como en la perspectiva de género. En síntesis, se trata de aprovechar a cabalidad la Ley General del SNA.

Para materializar lo arriba descrito se debe de trabajar, desde mi punto de vista, en cuatro principios de acción. El primero de estos es la generación de resultados con alto valor social. Esto implica construir instituciones públicas que funcionen por y para el bienestar de la población en general, dando certeza a todo actor social que no habrá ningún elemento que medie o comprometa la garantía y ejercicio de sus derechos. Generar valor social significará además mostrar a toda institución pública las ventajas que ofrece un federalismo anticorrupción, en donde la SESNA atraiga prácticas innovadoras y nutra el debate técnico en anticorrupción dentro y fuera de los entes públicos del país.

Como segundo principio está el fortalecimiento al diálogo multiactor y multinivel entre actores del SNA y fuera del mismo. Esto comprende el reconocimiento a la colaboración, la coordinación y la co-creación como las piedras de toque para que los sectores público, privado y social delimiten acciones concretas que detonen el bienestar general. Aunado esto, significa transitar a un paradigma de acción multiactor basado en la comunicación permanente y en la apertura para diálogos horizontales constructivos.

Tercero, la SESNA se avocará en el desarrollo de inteligencia y evidencia para el quehacer en anticorrupción. Al respecto, el acelerado crecimiento en la producción de datos ofrece una valiosa oportunidad para que desde las instituciones públicas y en colaboración con otros sectores, advirtamos cómo es posible aprovechar esta información para construir modelos predictivos, sistemas de alertas y demás instrumentos para prevenir e identificar con oportunidad hechos de corrupción.

El cuarto principio es la transversalización efectiva del enfoque de derechos humanos y de la perspectiva de género en el combate y control de la corrupción. Desde la SESNA y al interior del SNA, partiremos de una premisa clave: toda acción en la materia será ineficaz si no reconocemos que la corrupción tiene efectos diferenciados en poblaciones vulnerables, por lo que generar resultados positivos implica la promoción y apropiación de estos principios. Construir un buen gobierno y una sociedad más fuerte deben basarse en el compromiso multiactor en pro de la igualdad sustantiva.
Así, en los siguientes cinco años, desde la SESNA, en conjunto con el Comité de Participación Ciudadana, y en el marco del SNA habremos de trabajar a partir de una ruta clara que permita mostrar a la ciudadanía el valor y utilidad de este sistema nacional; utilizar exhaustivamente la Ley General en la materia; apoyar a nuestras contrapartes en las entidades federativas para provocar un verdadero federalismo anticorrupción, y empezar a mostrar resultados tangibles y medibles que permitan a la población atestiguar la valía de un sistema nacional.

Roberto Moreno Herrera
Secretario Técnico de la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional Anticorrupción (SESNA)

“Artículo Sexto” es una iniciativa de opinión de especialistas en materia de transparencia, acceso a la información, protección de datos personales, archivo y rendición de cuentas, promovida por Laura L. Enríquez (@lauraenriquezr). Las opiniones y voces de estos especialistas son a título personal, y su objetivo es promover la cultura de la transparencia en el país. ¡Hagamos lo que nos corresponde!


No te pierdas la noticias más relevantes en facebook

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2022-09-23 - 01:00
El Ágora Columnas
2022-09-23 - 01:00
Triunfo jurídico para la comunidad LGBTTTIQ+ Columnas
2022-09-23 - 01:00
Retos de la democracia Columnas
2022-09-23 - 01:00
Postigo Columnas
2022-09-23 - 01:00
Línea 13. Columnas
2022-09-23 - 01:00
NO TERMINA LA PESADILLA INFLACIONARIA Columnas
2022-09-23 - 01:00
EN LA LÍNEA… Columnas
2022-09-23 - 01:00
Nuestros datos, más allá de la vida Columnas
2022-09-22 - 17:52
Felicidades Yucatán Columnas
2022-09-22 - 00:58
Tiraditos Columnas
2022-09-22 - 00:57
Monreal es un estratega eficaz Columnas
2022-09-22 - 01:00
LOS LATINOS EN TEXAS. Columnas
2022-09-22 - 01:00
Línea 13. Columnas
2022-09-22 - 01:00
Derecho a la ejecución de las sentencias. Columnas
2022-09-22 - 01:00
Destapes y descorches. Columnas
2022-09-22 - 01:00
+ -