facebook comscore
La base de la pirámide y la irracionalidad capitalista

La base de la pirámide y la irracionalidad capitalista

Columnas viernes 12 de febrero de 2021 -

Los pobres, los marginados, los indeseados, esa gente que no merece nada porque no pide nada, porque no se esfuerza, porque “tiene el autoestima tan baja” que no puede escalar en la “pirámide social”.

Este odio, esta repugnancia y la hostilidad ante el pobre, ante el sin recursos, ante el desamparado, tiene nombre, aporofobia. Este concepto trabajado por la filósofa española Adela Cortina es el resultado de una disociación entre la cosificación de la “base de la pirámide”, como algunos empresarios creyentes de la meritocracia les llaman, y la conciencia del proletariado en una sociedad mercantilizada.

En el ensayo Historia y Conciencia de Clase, Lukács advierte que la visión racionalista de la sociedad capitalista disfraza las relaciones sociales como si fueran relaciones entre cosas, entre utilidades, entre plusvalías despojadas del sistema de valores del mundo de la vida, entendido, de acuerdo con Edmund Husserl, como todos los actos culturales sociales e individuales.

Esta cosificación explica la forma en que la mercancía se convierte en el pilar fundamental de la producción capitalista, en esa base que, en México, de acuerdo con datos del censo 2018 para la medición de la pobreza realizada por el CONEVAL, está conformada por alrededor de 100 millones de personas, todos ellos, sin importar su nivel de ingreso, enfrentan alguna condición de vulnerabilidad, ya sea económica o por carencias sociales, solo unos 20 millones de habitantes en México pertenecen a la población no pobre y no vulnerable.

Nuestra pirámide entonces no es tan grande, no alcanza ni siquiera los tres niveles que los empresarios señalan, la brecha de clase se ha acentuado tanto entre los mexicanos que apenas identificamos dos estratos; más que pirámide, es un modelo de opresión.

En este modelo de dominación establecida por la misma burguesía, nos dice Lukács, la clase privilegiada proyecta sobre el mundo sus propias categorías de clase, sus formas de pensar, las formas en las cuales conciben el mundo de acuerdo con su ser social y esta proyección es una visión racional, sin valores, sin contenido ético y sin sentido de totalidad que, a la larga, no produce más que la irracionalidad del caos.
Y para que este modelo racional burgués funcione tiene que mediar todo hecho social que llegue a la base trabajadora. Si queremos comprender ¿Por qué el pobre no pide? ¿Por qué el pobre piensa que no merece? ¿Por qué los pobres se están muriendo por Covid-19? Quizá sería conveniente regresar a los conceptos de enajenación y alienación.

Para que el “bienestar”, como concepto operativo, sea posible, se necesita un entorno plenamente democrático en la que concepciones como la “base de la pirámide” no solo pierden sentido, sino que es absolutamente impensable.


No te pierdas la noticias más relevantes en twitter

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Sin prerrogativas Columnas
2021-11-26 - 01:00
Herencia o Venganza Columnas
2021-11-26 - 01:00
La hacienda pública de la CDMX Columnas
2021-11-26 - 01:00
La derecha busca división militar Columnas
2021-11-26 - 01:00
David Mondragón y su injusto encarcelamiento Columnas
2021-11-26 - 01:00
Línea 13 - 26 de noviembre Columnas
2021-11-26 - 01:00
Tiraditos Columnas
2021-11-26 - 01:00
El obscuro dilema del “Decretazo” Columnas
2021-11-25 - 01:00
DE TÉCNICA Y PLANCHAS Columnas
2021-11-25 - 01:00
Tres estampas de un sector dinámico Columnas
2021-11-25 - 01:00
DEMOCRACIA DIGITAL Y DERECHOS HUMANOS Columnas
2021-11-25 - 01:00
COINCIDENCIA, CONTINUIDAD O LÓGICA Columnas
2021-11-25 - 01:00
4 ministras Columnas
2021-11-25 - 01:00
Ghostbusters: Afterlife Columnas
2021-11-25 - 01:00
+ -