laopcionnota
La crisis: entre Cobián y La Alameda

La crisis: entre Cobián y La Alameda

Columnas martes 18 de junio de 2019 - 04:03


Cuando a los gobiernos les estallan las crisis, vienen los ajustes y hay ganadores y perdedores. Es la circunstancia lo que determina el futuro de quienes ejercen áreas de responsabilidad.

Por ejemplo, la necesidad de atender las amenazas de Donald Trump encumbraron al canciller Marcelo Ebrard Casaubón y redujeron, de modo dramático, la capacidad de maniobra de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Esto resultó así, porque lo que desató la furia del presidente de Estados Unidos fue la migración ilegal.

Sánchez Cordero era la responsable de atender la situación y para ello contaba con el auxilio del Instituto Nacional de Migración (INM).

Ya no es así, porque el titular de esa dependencia, el doctor Tonatiuh Guillén, renunció y quien despachará en esas oficinas ya no le va a rendir cuentas a Sánchez Cordero.

Al secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, le ocurrió algo similar, ya que no lo convocaron a las reuniones en Washington y nadie le preguntó su opinión sobre el despliegue de seis mil militares en la frontera sur de nuestro país. Es más, elementos de la Policía Federal se van a convertir, por arte de magia, en agentes de Migración.

La Secretaría de Gobernación no vivía sus mejores momentos, ya que desde el inicio de la actual administración se vio despojada de herramientas indispensables, como el CISEN y la interlocución política ya no está ahí, o al menos no de modo prioritario.

Es más, la propia salida de Zoé Robledo, para encargarse del IMSS, pegó en la flotación del viejo palacio de Cobián, porque perdieron a un operador importante.

Son las vueltas de la vida. Hasta antes de la crisis de los aranceles, en la SRE no tenían asuntos de mayor relevancia. Al Presidente Andrés Manuel López Obrador no le interesa mucho lo que ocurre en el exterior.

Pero todo cambió, porque la estabilidad misma del país depende de cómo se conduzca la relación con Trump. La política interior se define por la exterior. La agenda de México, aunque no se quiera, ya es internacional y con una intensidad que no habíamos visto en décadas.

Estás trasformaciones se tienen que procesar del modo adecuado, para dar orden al gabinete y dotarlo de certeza en la toma de las decisiones.

Más allá de la voluntad presidencial, existen múltiples factores que impactan en la vida cotidiana de las instituciones y que no pueden dejarse en una suerte de limbo.

Así es la política y por desgracia pone en el balance a dos de los servidores públicos más capaces y sólidos: Sánchez Cordero y Ebrard Casaubón.

Es lo que trajo Trump, y apenas es el inicio de un peregrinar que requerirá de plantearse escenarios no contemplados y actuar en consecuencia.

•Twitter: @jandradej

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Para DanielaColumnas
2019-07-17 - 01:27
Vuelve la acciónColumnas
2019-07-17 - 01:23
Dictadores y moralinaColumnas
2019-07-17 - 01:18
Gente, poder y beneficiosColumnas
2019-07-17 - 01:15
IngresosColumnas
2019-07-17 - 01:12
Línea 13Columnas
2019-07-17 - 01:08

Más leidas

Lo último

SIGUENOS EN TWITTER


+-