facebook comscore
Los sastres de Hong Kong se reinventan para sobrevivir la pandemia

Los sastres de Hong Kong se reinventan para sobrevivir la pandemia

Global viernes 30 de diciembre de 2022 -

La familia de Roshan Melwani ha vestido a presidentes, aristócratas y celebridades. Pero con su negocio vacío durante la pandemia en Hong Kong, este sastre se reinventó para seguir vendiendo a distancia sus trajes a medida.


En Sam's Tailor, el enjambre de teléfonos móviles a manos de sus asistentes son casi tan importantes como las cintas métricas, agujas y telas que hicieron famoso este negocio fundado por su abuelo.


Si no hubiera sido por esta reinvención, y por las ganancias acumuladas durante décadas, la sastrería podría haber naufragado, como pasó con gran parte de esta industria otrora floreciente.


Esto "no puede llenar el vacío que existe porque durante tanto tiempo la gente no ha podido entrar libremente a Hong Kong (...) Pero nos ha mantenido en la mente de todos nuestros clientes globalmente", afirma.


Pocos lugares han estado tan aislados durante la pandemia como esta ciudad.


Durante este tiempo, Roshan impulsó las ventas en línea e intentó captar nuevos clientes con dicharacheras sesiones en directo en redes sociales.


"Si no tuviera 60 años de dinero detrás mío, no podría operar", dice. "Antes de la pandemia, tenía un mínimo de 20 personas con las que trabajaba a diario, a veces hasta 40 personas, seis días a la semana".


Algunos se mantuvieron fieles como Tim, un empresario estadounidense que ha renovado todo su armario durante la pandemia y busca ahora un artículo más atrevido.


Se trata de un tres piezas color borgoña, con un forro interior estampado con imágenes de chicas pin-up que Roshan les muestra por la pantalla.


Tim y su mujer dudan, pero finalmente se dejan seducir.


"Sí, vamos con ello", dice Tim, antes de decidir el resto de detalles y enviarlos al taller de costura.



- Los viejos tiempos -
Antes del covid, Sam's Tailor era una parada obligatoria para muchos visitantes de Hong Kong.


Las paredes del pequeño local están decoradas con fotos de sus ilustres clientes: Bill Clinton, Boris Johnson, George Bush, Meghan Markle, el rey emérito español Juan Carlos, Bruno Mars, Russel Crowe...


Discreto y reflexivo en su mostrador, su padre Manu Melwani añora la época dorada del negocio, antes de la moda rápida y la llegada de un estilo más casual.


"En los antiguos tiempos coloniales, todos los ejecutivos, los banqueros, querían un traje a medida", recuerda. "Los jóvenes ahora quieren ir al colgador, tomarlo e irse", afirma.


Su negocio había navegado las dificultades y estaba "a tope de capacidad". "Pero cuando el virus empezó en 2019, ¡bam! Colapsó y todavía no remonta", explica.


El sentimiento es compartido en la industria, que floreció en los 1950 con la llegada de habilidosos sastres de Shanghái, siguiendo a su clientela occidental que emigró tras la victoria del comunismo en China.


Los sastres de Hong Kong se hicieron un nombre por su calidad, su eficiencia y su bajo coste. En uno o dos días, un viajero podía obtener un traje a medida a un precio más barato que en Londres o Nueva York.



- "¿Debería llorar?" -
Aunque la moda rápida y el cambio de tendencias habían afectado ya el sector, la pandemia fue especialmente brutal.


"Nunca hemos enfrentado estas dificultades", dice Andy Chan, presidente de la asociación de sastres de Hong Kong.


Hasta septiembre, Hong Kong obligaba a los viajeros a cumplir unas costosas cuarentenas en hotel. Y no fue hasta la semana pasada que retiró una medida que les prohibía acceder a restaurantes en los primeros días.


La ciudad pasó de recibir 65 millones de visitantes en 2018 a 91.000 en 2021. Y pese a la paulatina reapertura, en octubre solo llegaron 80.000 personas.


"Estimamos que en estos cuatro años, un 40% de los sastres han cerrado", afirma Chan.


Sin embargo, no cree que sea "el fin".


"El mundo entero ha cambiado. Simplemente enfrentamos algo interesante, excitante, algo nuevo", asegura.


"Podemos sentir pena por la pandemia, pero tenemos que sobrevivir. La vida continúa", añade.


Hiperactivo y vitalista, Roshan Melwani también se niega a hundirse. "Estoy perdiendo dinero, ¿pero qué puedo hacer? ¿Debería llorar? (...) No tengo tiempo de sentir ese dolor, me debo entregar a sacarnos adelante".

Con información de AFP
Foto: AFP

No te pierdas la noticias más relevantes en youtube

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -