facebook comscore
Los tres strikes de Gertz Manero

Los tres strikes de Gertz Manero

Columnas viernes 24 de enero de 2020 - 00:15

Hace un año, Alejandro Gertz Manero era presentado como el cuarto bat del proyecto nacional para transformar el sistema de justicia del país. Su nombramiento fue recibido con algunas críticas, a pesar de que en el proceso se respetaron las reglas establecidas en la era Pre-Morena de la política nacional. Esas mismas que quisieron usarse para designar fast track al abogado Raúl Cervantes, exabogado del PRI, primo de Humberto Castillejos e integrante de la nata cremosa del peñanietismo más exclusivo. Sin embargo, había esperanza en su actuar.
La ruta de navegación para el nuevo fiscal estaba, desde el inicio de su mandato, bastante clara: potenciar las bondades del nuevo sistema de justicia penal, mismo que, no debemos olvidar, lleva escasos dos años de haber entrado en vigor en todo el país.
Aplicar las nuevas reglas constitucionales y legales que representan el contexto normativo de esa ambiciosa reforma, cuya estrella polar es el respeto irrestricto a los derechos humanos; iniciar una era de transparencia sin precedentes en la procuración de justicia, con el fin de recuperar la confianza perdida en los órganos prehistóricos de procuración de justicia; y convertirse, aprovechando la brillante autonomía constitucional de la que su oficina está investida por primera vez en nuestra historia, en el verdadero regulador del uso de la fuerza por parte de los órganos del Estado, a partir del uso constitucional y convencional de las facultades que tiene para llamar a cuentas a cualquiera que viole la ley, tanto desde las instituciones, como desde la sociedad.
Poco supimos del primer Fiscal durante el primer año de su gestión, aunque seguimos aguardando, con esperanza, las primeras señales de la que debería ser la institución de la consolidación del Estado democrático de derecho en México.
A pesar de un par de notables aciertos (la designación del Fiscal especial para el caso Ayotzinapa y el regreso del GIEI de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos), la sorpresa fue mayúscula cuando se hizo pública una filtración de “las verdaderas intenciones del fiscal”.
Los documentos que se hicieron públicos, han sido ya analizados y denunciados por diversos especialistas que han puesto acertadamente el dedo en la llaga. En general, comparto las críticas que se han realizado, pero creo hace falta aún discutir el impacto que la eventual aprobación de esas reformas tendría en la destrucción del Estado democrático de derecho en México: nada menos que un cataclismo. De aprobarse esas reformas, volveríamos a lo peor de la pre-morenidad: arriba la tortura; arriba la presunción de culpabilidad; abajo el acceso a la justicia y los juzgados, que vuelven a ser ministerios públicos y no garantes de los derechos. Una reforma como la que se filtró, no sólo impide que la Fiscalía se convierta en el motor de la democracia: de hecho, la vuelve a convertir en el cabús de la oscura locomotora-calabozo en el que se mueve el país de la impunidad y el autoritarismo.
Son tres los strikes cantados al Fiscal General de la República. Si esto fuera beisbol, deporte que siempre me ha gustado por exacto, Alejandro Gertz estaría ponchado y, necesariamente, con todo y su visión de justicia del pasado pre-Morena, en la banca.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La famosa consulta (I) Columnas
2020-09-18 - 01:10
El avión presidencial Columnas
2020-09-18 - 00:49
Bien preocupados Columnas
2020-09-18 - 00:49
El Derecho Procesal Electoral Columnas
2020-09-18 - 00:48
Línea 13 Columnas
2020-09-18 - 00:39
Brasil y México: mucho que conmemorar Columnas
2020-09-18 - 00:29
+ -