laopcionnota
Una oración por Los Zetas

Una oración por Los Zetas

Columnas miércoles 14 de agosto de 2019 - 02:53


“ Los Zetas... son víctimas de una sociedad enferma que no supo darles apoyo... son las primeras víctimas de un gobierno corrupto, capitalista, neoliberal, enfermizo y fallido”. (julio del 2011). “¿Con cuál cartel debe empezar el gobierno de AMLO? Bueno, el PRI ya se va. Creo que los otros serán menos difíciles.” (julio del 2018). “Con el tema migratorio... , el presidente Andrés Manuel López Obrador se encuentra entre la espada y la pared.” (junio del 2019).

Las citas anteriores son del padre Alejandro Solalinde, quien se asume como defensor de migrantes y mantiene una muy publicitada cercanía con López Obrador. También es alguien que se esmera ideológicamente, porque no es cualquier cosa afirmar que los Zetas fueron víctimas orilladas a traicionar al Estado, e irse de guaruras de un psicópata, para luego independizarse y lanzar sobre el país un tsunami de sangre. Y además afirmarlo en el 2011, tiempos en que ya masacraban migrantes por centenas; sólo en dos de esas tandas macabras asesinaron al menos a 265.

Vueltas da la vida, y ahora López Obrador es jefe de gobierno, y estrena un cuerpo militarizado para evitar que entren, o a mayor infamia,que salgan quienes apenas hace unos meses s había invitado a venir. Se trata de un gobierno más represivo, no desde luego con los criminales, sino con la migración, y el padre, que siempre tiene una misión superior, ahora justifica al amigo represor porque resulta que él, no los migrantes que se persigue, se detiene y se maltrata, sino él, su amigo, se encuentra entre la espada y la pared.

Pero unas cosas por otras, y ahora el PRI, el peor de los carteles, peor incluso que los Zetas mata-migrantes, va a ser comparsa de su aliado. Cosas del frenesí ecuménico con el mundo criminal, donde los asesinos son víctimas, o donde se instruyen perdones, se ofrecen amnistías, y se predica conmiseración en caso de que, por exceso de algún gobierno neoliberal, un jefe narco hubiera terminado en la cárcel. Los migrantes van y vienen, eso hacen, pero a los criminales se les abraza; y ya en ese plan, pues sí, puede que los carteles sean menos difíciles que un partido político, y menos estorbo que las instituciones.

Si alguien llegara a perder la moraleja de esta fascinante historia, en los saldos quedarán la destrucción de las fuerzas del orden conservador, primero de la Policía Federal, y después, si se cumple con el designio presidencial, de las Fuerzas Armadas, y del Estado de derecho, que de eso se trata. Quizá por eso los dos aliados sonríen cuando se reúnen. Saben que van ganando. Ellos y los asesinos, que en realidad son víctimas. Y es que, cuando algunas cosas se complican, otras se aclaran. Eso que ni qué.

•@japolooteyza

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas

Viajar al sureste asiáticoColumnas
2019-08-20 - 03:09
Quién tiene el control: ¿China o EU?Columnas
2019-08-20 - 03:08
IngresosColumnas
2019-08-20 - 03:06
Línea 13Columnas
2019-08-20 - 03:03
¡Noah!Columnas
2019-08-20 - 03:01
Pasividad de la autoridadColumnas
2019-08-20 - 02:57

+-