facebook comscore
¿Premio prematuro?

¿Premio prematuro?

Columnas miércoles 02 de diciembre de 2020 - 00:29

El Premio Nobel de la Paz es el galardón más polémico del mundo. Los debates en tono a él han ido desde premiar a Henry Kissinger por sus “méritos” en terminar la guerra de Vietnam (1973) hasta laurear a Barack Obama cuando apenas llevaba un año como presidente de Estados Unidos (2009) y a la birmana Aung San Suu Kyi (1991), quien pasó de activista perseguida a ignorar -e incluso justificar- el genocidio de la minoría étnica rohingya en su país. También algunos de los premios aparentemente menos discutibles al final han resultado embarazosos. El año pasado un tribunal de Bangladesh emitió una orden de arresto para Mohamed Yunus (2006) conocido como el “banquero de los pobres”. Y estos solo son algunos casos.

En 2019 el Nobel fue otorgado al primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, quien llegó al gobierno en abril de 2018. Con 109 millones de habitantes, Etiopía es la segunda nación más poblada de África después de Nigeria. Es, como casi todas las naciones africanas, un complejo mosaico multiétnico y multireligioso. Los oromo son el grupo más numeroso, seguido de los amhara, los somalíes y los tigray. La mayoría de la población es cristiana, aunque n una importante minoría musulmana. Al llegar Abiy Ahmed al poder Etiopía se encontraba en estado de emergencia, pero el nuevo premier inició una política de democratización, liberó a presos políticos y periodistas encarcelados, legalizó partidos políticos hasta ese momento considerados “grupos terroristas” y firmó la paz para terminar con una guerra de mas de veinte años con la vecina Eritrea. También es patente su compromiso con el feminismo, nombró el primer Gobierno paritario de la historia del país y declaró la guerra a la bárbara práctica de la ablación femenina.

Pero las tensiones intercomunitarias son de difícil resolución. El Nobel de la Paz ordenó, a principios de noviembre, iniciar una brutal ofensiva contra fuerzas rebeldes la región de Tigray, en el extremo norte del país, arrastrando a la población civil a una crisis humanitaria. Los llamados internacionales para que Ahmed desista de su ofensiva cayeron en saco roto. El premier exigió que el mundo no interfiera en los asuntos internos. El conflicto amenaza con internacionalizarse. Varias potencias mundiales, como Estados Unidos y China, mantienen bases militares en el Cuerno de África, zona de apreciable emplazamiento estratégico. La paz en Etiopía es fundamental para la estabilidad de esta región.

Ahmed se granjeó el apoyo de la comunidad internacional porque lo perciben como ejemplo de una nueva camada de líderes africanos modernos y democráticos, pero quizá otorgarle el premio Nobel fue prematuro. Convendría al Comité del Nobel esperar el retiro político definitivo de sus nominados para poder hacer una evaluación serena y certera de su legado.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Trump no se fue del todo Columnas
2021-06-21 - 01:00
El arte de la memoria Columnas
2021-06-21 - 01:00
Reflexiones de carretera Columnas
2021-06-21 - 01:00
Tiraditos - 21 junio 2021 Columnas
2021-06-21 - 01:00
La polarización y el PAN Columnas
2021-06-21 - 01:00
Línea 13 - 21 junio 2021 Columnas
2021-06-21 - 01:00
Tu voto contó Columnas
2021-06-21 - 01:00
Nuevo orden político en la CDMX Columnas
2021-06-21 - 01:00
No hay oposición Columnas
2021-06-21 - 01:00
Las Clases Medias Columnas
2021-06-18 - 01:00
El Congreso de la Ciudad de México Columnas
2021-06-18 - 01:00
Tiraditos - 18 junio 2021 Columnas
2021-06-18 - 01:00
Línea 13 - 18 junio 2021 Columnas
2021-06-18 - 01:00
¿Alguien ha visto a Florencia? Columnas
2021-06-18 - 01:00
+ -