facebook comscore
¿Qué es un debate joven?

¿Qué es un debate joven?

Columnas jueves 09 de julio de 2020 - 01:19

Por Israel González Delgado

Tuve la oportunidad de participar en un programa de radio donde se invita a jóvenes a debatir temas de coyuntura política. En esta ocasión, hicieron una excepción y participamos dos personas de más de 40 años. Me pareció interesante que, a través de los años, se perpetúan los estereotipos irracionales que fomentan el edadismo bidireccional; esto es, descalificar a un joven asumiendo que sus ideas son superfluas, o descalificar a un viejo asumiendo que sus ideas son anticuadas. Se acompañan de convicciones de babero, muy modernas, de que progreso es dinamismo, cambio es evolución, y prudencia es tibieza. Por eso los muchachos descubren, frecuentemente, las islas Galápagos y el Mar Mediterráneo, creyendo que fueron los primeros. También por eso se queman con la lumbre. Del lado de los viejos, la equiparación de juventud con ignorancia, y la reverencia que se le tiene a la inercia burocrática, la ha vivido en carne propia cualquiera que haya sido director de lo que sea, antes de los 30 años. La verdad es que los viejos y los jóvenes suelen ser reproductores de los mismos prejuicios, que van cambiando con el tiempo. No todos los viejos tienen la capacidad para volverse sabios con la edad, y no todos los jóvenes son arrogantes imberbes a los que hay que bajarles los humos para enseñarles quién sabe qué cosa.

Cuando yo estudié la secundaria, los profesores estrictos utilizaban métodos de represión que hoy serían violatorios de leyes educativas y abundantes reglamentos. La justificación del maltrato psicológico como formación, es un prejuicio que los adultos traumatizados reproducen alegremente siempre que los dejan. Y también es cierto que los jóvenes viven con la ingenua creencia de que ellos inventaron la rebeldía.

Los vicios de carácter no son inherentes a una edad, sino a una personalidad específica. Sobran personas necias, soberbias, mañosas, acomplejadas e ignorantes, de todas las edades. Hay viejos deshonestos cuyo único mérito ha sido sobrevivir muchos años, siendo como son, sin tener cualidad ni utilidad social alguna. Y también jóvenes cuyo intelecto ha sido diluido en alguna ideología sectaria o algún otro ídolo de segunda clase, más interesados en gritar que en hacerse entender; más preocupados por imponer su violencia que por lograr la paz.

Por prejuicios, el debate público sufre. Recomiendo a los lectores acercarse al pensamiento de los autores más originales y con ideas más frescas dentro del pensamiento social contemporáneo: Roberto Mangabeira Unger y Boaventura de Sousa Santos, ambos mayores de 70 años. Las ideas más jóvenes están en ellos. Porque los entusiastas militantes de los bandos que hoy saturan el espacio público con sus verdades, son viejos que defienden ideas económicas de hace 90 años, y jóvenes que defienden ideas políticas de hace 180. Las dos con amplio historial de fracaso. Sería irrisorio si no fuera escalofriante. Mejor a estudiar todos.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El presidente siembra a largo plazo Columnas
2020-08-11 - 01:00
Libertad de decidir en riesgo en Oaxaca Columnas
2020-08-11 - 00:46
López Obrador: ¿Amenaza para México? Columnas
2020-08-11 - 00:43
Línea 13 Columnas
2020-08-11 - 00:35
+ -