facebook comscore
¿Rumbo a la guerra civil?

¿Rumbo a la guerra civil?

Columnas miércoles 09 de diciembre de 2020 - 00:05

Donald Trump, arquetipo del narcisista maligno, dejará la Casa Blanca desplegando una actitud asaz egoísta y destructiva. Intenta dejar a su sucesor un campo minado y deteriorar a ultranza las instituciones del país. La idea es hacer Estados Unidos ingobernable. Es una transición de tipo “neroniana”, con el psicópata emperador tocando la lira mientras arde Roma. Sin embargo, para algunos optimistas los rumores sobre la muerte de la democracia estadounidense son prematuros. A final de cuentas, Trump perdió, nos dicen. Pero los eventos post elección son síntomas inequívocos de una grave enfermedad. Hay ingentes tensiones entre lo urbano y lo rural, blancos y negros, elitistas y “pueblo”, cosmopolitas y nacionalistas. Y, sí, hay un riesgo significativo de violencia.

En Estados Unidos la gente está armada hasta los dientes y las ventas de armas se han disparado en los últimos meses. Aunque nadie augura una guerra civil abierta, sí puede intensificarse una especie de “conflicto civil de baja intensidad” el cual ya está presente y podría prolongarse durante años con ciberataques, campañas de difamación, divulgación de teorías conspirativas aun más absurdas, desobediencia civil, agresiones racistas y de toda índole de violencias, incluso asesinatos selectivos.

Millones de republicanos “de base” creen a pie juntillas en la teoría del fraude electoral de Trump, aunque su cruzada judicial contra los comicios es todo un esperpento. El torpe equipo legal del presidente ha perdido en todas y cada una de las demandas presentadas en los estados donde el resultado electoral fue reñido. Pese a ello, el presidente saliente ha recaudado más de 200 millones de dólares a favor de un comité destinado a favorecer sus actividades pospresidenciales. Trump aparece como el claro favorito para ser el candidato presidencial republicano en el 2014. Claro está, sus infinitos problemas legales podría acabar con sus aspiraciones futuras: las deudas de su grupo empresarial, temas de obstrucción a la justicia, fraude fiscal, financiación ilegal de campaña. Sin duda va a procurar perdonarse a él mismo y a su familia, pero no será posible hacerlo tratándose de delitos como fraude fiscal y bancario. De ahí parte de su obsesión (aparte de su narcisismo) por desplegar esta violenta y atrabiliaria cruzada contra el “fraude”. Claro, sería delicioso verlo procesado y condenado por todas sus tropelías, aunque no se descarta un exilio vergonzante, como ha sucedido con tantos dictadores y presidentes corruptos de por aquí y por allá.

Los retos para Biden son hercúleos. Mucho le ayuda su pragmatismo. Carecer de una visión política fija le servirá para tratar de cuadrar el muy difícil círculo de encontrar suficientes republicanos dispuestos a cooperar en su programa de gobierno y en iniciar una reforma estructural de las lastimadas instituciones. Quizá sea demasiado peso para sus envejecidos hombros.



Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos - 07 mayo 2021 Columnas
2021-05-07 - 01:00
Más que un incidente Columnas
2021-05-07 - 01:00
El país está de luto Columnas
2021-05-07 - 01:00
Línea 13 - 07 mayo 2021 Columnas
2021-05-07 - 01:00
¡Las elecciones van! Columnas
2021-05-07 - 01:00
Los delitos electorales y su competencia Columnas
2021-05-07 - 01:00
¿Caridad para la economía 16 del mundo? Columnas
2021-05-07 - 01:00
Tragedia en el Metro Columnas
2021-05-07 - 01:00
Fe en la solidaridad Columnas
2021-05-07 - 01:00
Solidaridad en Tláhuac Columnas
2021-05-06 - 01:00
El arte del engaño Columnas
2021-05-06 - 01:00
Representación justa II Columnas
2021-05-06 - 01:00
Plan “B” para migración Columnas
2021-05-06 - 01:00
Tanque lleno Columnas
2021-05-06 - 01:00
+ -